Los ingleses remontaron el 0-3 en contra recibido en Camp Nou.


Liverpool goléo 4-0 a Barcelona como local y se metió en la final de la Champions League. El conjunto inglés tuvo un partido memorable en Anfield, donde logró remontar el 0-3 en contra recibido en Camp Nou.

El lamento de Lionel Messi. (EFE)

Obligado por el resultado del partido de ida, el conjunto inglés metió presión desde el arranque. Y en apenas siete minutos de juego, abrió el marcador por medio del belga Divok Origi.

En el complemento, los dirigidos por Jürgen Klopp tuvieron un andar arrollador. En un par de minutos (a los 54′ y 56′) igualaron la serie con un doblete del holandés Georginio Wijnaldum.

​A los 79′, una avivada de Trent Alexander-Arnold hizo explotar de alegría a los hinchas locales. Es que el defensor aprovechó que los futbolistas de Barcelona estaban distraídos, hizo un córner rápido y Origi anotó el 4-0.

Ahora Liverpool espera en la final por su rival, que saldrá del ganador de la serie entre Ajax y Tottenham (se enfrentan este miércoles en Amsterdam). El conjunto holandés tiene una leve ventaja tras el 1 a 0 conseguido en el partido jugado en Londres la semana pasada.




Comentarios