Los palos le dijeron no al delantero en la final con Tigre, por la Copa de la Superliga. Intentó en muchas y falló en todas.


A Darío Benedetto se le sigue negando el gol, y lo padeció en la final que Boca perdió con Tigre en el Estadio Kempes por la Copa de la Superliga.

Cuando el marcador estaba en cero, en la etapa inicial, el delantero estuvo cerca de convertir y el poste se lo negó.

Ya con el Xeneize abajo en el marcador, el Pipa tuvo otra chance e intentó resolver con una tijera fallida. 

Su actuación, lejos del nivel que se le conoce en Boca, disparó una catarata de caragadas en las redes.

Ya en la segunda etapa la “maldición” de Benedetto se extendió, esta vez por culpa del arquero Marinelli.

Y por si fuera poco, el travesaño también se interpuso, con el cabezazo del delantero que se estrelló en el horizontal.




Comentarios