Rubricarán los memorándum este jueves cuando el mandatario brasileño, Jair Bolsonaro, arribe en su primera visita oficial al país.


El presidente Mauricio Macri recibirá este jueves a su par brasileño Jair Bolsonaro en su primera visita oficial al país y firmarán dos memorándum de entendimiento sobre integración energética.

Según le informaron desde presidencia a este medio, uno será sobre integración de energía eléctrica y el otro sobre bioenergía. El objetivo de la firma de estos contratos consiste en la apertura de oportunidades para invertir y vender energía.

El secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, ya había dejado en claro la semana pasada en una visita a la Embajada de Brasil que la intención es llegar a un acuerdo en materia energética.

En relación con la integración energética, buscan renovar un acuerdo que está vigente desde 2016. Cuando haya excedentes de electricidad -algo habitual por la entrada de energías renovables-, las ventas y las compras quedarán habilitadas y servirán para bajar los costos de medios de generación.

(Alan Santos/Palácio do Planalto / DPA)

De esta manera, Argentina podría colocar sus excedentes de generación térmica durante el verano y la primavera, estaciones en las cuales el consumo disminuye.

En lo que concierne al memorándum sobre bioenergías, se trata de una idea que Argentina y Brasil vienen trabajando en conjunto desde al año pasado. Buscan aprovechar la alta productividad del campo en ambos países y la transformación de los productos primarios en energía.

Pero lo más sobresaliente es la chance de avanzar en la convergencia en los porcentajes de mezcla de los biocombustibles en las naftas y el gasoil. En el país, las naftas contienen un corte del 12 por ciento de bioetanol y el gasoil un 10% de biodiesel.

A partir de su implementación, habrá un impacto en la industria automotriz que deberá adaptar los motores de los vehículos. En tanto, el sector petrolero rechaza la mezcla con biocombustibles en sus refinerías.

(Andre Coelho/Bloomberg)

Lopetegui dejó abierta una fuerte polémica la semana pasada en Córdoba cuando manifestó que la política de biocombustibles “es un costo tributario para una Nación que está quebrada” y no se mostró de acuerdo con el rol regulatorio de una actividad que -según su postura- debería estar signada por la oferta y la demanda.

“Hoy es más barato porque hay una asimetría tributaria”, dijo Lopetegui, quien agregó: “No pagan los mismos impuestos el combustible fósil que los biocombustibles. Que en libre competencia, en igualdad de tributación, compitan, no tengo ningún problema. Pero hoy la política de biocombustibles es un costo tributario para una nación que está quebrada”.

Esa respuesta llegó luego de la consulta del titular de la Bolsa de Cereales de Córdoba, Juan Carlos Martínez, sobre qué posibilidades existían de subir la tasa de corte del 12 por ciento al 15, de forma tal de poder aprovechar los excedentes de la magnífica cosecha de maíz en recolección. Un pedido similar había hecho en su momento el ministro de Industria, Comercio y Minería, Roberto Avalle.

Por la corresponsalía de Buenos Aires,





Comentarios