Noa Pothoven falleció el domingo en una habitación de su casa. "Respiro, pero ya no vivo", había escrito en sus redes sociales.


Noa Pothoven, una adolescente holandesa de 17 años que fue abusada en tres ocasiones distintas, se dejó morir tras calificar su vida como un “sufrimiento inaguantable”. Tras dejar de alimentarse, falleció el domingo en una habitación de su casa.

Según ella misma declaró, no quería seguir viviendo. La joven publicó sus intenciones en las redes sociales: “Estuve deliberando por un tiempo si debería o no compartir esto, pero decidí hacerlo de todos modos. Tal vez esto sea una sorpresa para algunos, pero mi plan ha estado allí durante mucho tiempo y no se trata de algo impulsivo”.

Noa Pothoven murió por decisión propia en Holanda (Foto: web)

“Iré directo al grano: en un plazo máximo de 10 días, moriré. Después de años de luchar y pelear, francamente estoy agotada. He dejado de beber y comer por un tiempo, y después de muchas discusiones y evaluaciones, decidí acabar con todo, porque mi sufrimiento es insoportable“, escribió. “Respiro, pero ya no vivo”, concluyó.

Noa había sido abusada sexualmente en tres ocasiones distintas, la primera de ellas, cuando solo tenía 11 años. En ese entonces, un primo la agredió sexualmente en una fiesta. Un año más tarde, ocurrió lo mismo en casa de otro adolescente, y a los 14 fue violada por dos hombres en el vecindario de Elderveld, en Arnhem.

Noa Pothoven murió por decisión propia en Holanda (Foto: web)

Los padres de Noa no sabían del sufrimiento de su hija, y se enteraron cuando encontraron en su habitación un sobre lleno de cartas de despedida. Antes de morir, la joven cumplió algunos deseos, como andar en moto, tomar alcohol, fumar un cigarrillo y hacerse un tatuaje.

La adolescente también escribió una autobiografía llamada ‘Ganar o aprender’, en la que habló sobre sus batallas contra el trastorno de estrés postraumático, la depresión y la anorexia.

Noa Pothoven murió por decisión propia en Holanda (Foto: web)




Comentarios