El precandidato presidencial reconoció que se cometieron errores durante la gestión de la expresidenta.


Alberto Fernández, precandidato a presidente por Frente de Todos, reconoció que el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) está funcionando mejor ahora que durante el mandato de su compañera de fórmula Cristina Kirchner y criticó el ocultamiento que se hizo de la pobreza durante el kirchnerismo.

“Este INDEC está funcionando mejor que en los últimos años de Cristina”, admitió Fernández este jueves en una entrevista con Radio Metro, a la vez que aclaró que “con Néstor (Kirchner) no hubo problemas” con el organismo.

Consultado sobre si permitiría que Jorge Todesca, el actual titular del INDEC, permanezca en el cargo durante un eventual gobierno suyo, dijo que sí: “Que se haga cargo el que haga las estadísticas. El INDEC es un termómetro y lo único que quiero es que funcione”.

Y abundó: “Yo fui muy crítico de Cristina en lo económico. Invisibilizar la pobreza es el peor castigo que puede recibir un pobre. Nunca estuve de acuerdo con esas cosas y no lo estoy”.

En ese sentido, señaló tres lineamientos básicos que tendrá su gestión: “No hay que volver a tener déficit fiscal, no tenemos que negar la inflación ni ocultar la pobreza”.

Sin embargo, aclaró que si bien “es cierto que Cristina le dejó 23 puntos de inflación a Macri, él ahora tiene 57. Es cierto que Cristina le dejó 4 puntos de déficit fiscal, pero con Macri solamente por el pago de intereses de la deuda tenemos 5,5”.

“La gestión de Macri es ineficiente, por lo menos, porque si quisiera ser mas severo diría que son políticas urdidas para lograr estos objetivos. Yo estoy convencido de que hubo una política urdida para que el salario se deteriore, porque el Presidente cree que el salario es un costo. Durante tres años y medio se ocupó de que el salario se caiga al piso”, afirmó el precandidato.

Al respecto de la política de transporte, dijo que “fue un desastre durante el kirchnerismo, (aunque) tuvo con (Florencio) Randazzo un momento de ordenamiento”.

En cuanto a la polémica sobre sus declaraciones de que las causas por corrupción deberían revisarse, dijo que durante el kirchnerismo “ha habido casos de corrupción, pero donde hay sentencia se terminó la discusión”.

Sin embargo, “en el caso de Cristina tengo muchas dudas de lo que está haciendo la Justicia. Está claro que a partir de hechos que tal vez son ciertos, hay un enorme esfuerzo por involucrarla. La causa obra pública es, en términos jurídicos, un disparate magnífico, respecto de Cristina por lo menos”.

Corresponsalía Buenos Aires




Comentarios