El bailarín le había dicho "tía borracha" a la estilista de moda en su debut el Súper Bailando. Ahora, ella se la devolvió con palabras contundentes.


El debut de Matilda Blanco en el Súper Bailando no fue el que la estilista de moda esperaba y trajo aparejado una serie de cruces con los jurados que trascendieron al programa de Marcelo Tinelli.

Al parecer, el comentario que más le dolió a la jefa del taller de Corte y Confección (El Trece) fue el de Flavio Mendoza, integrante del BAR, quien la trató de “la tía borracha de la fiesta” y se divirtió con su desempeño en la pista.

Después de que ambos apuntaran contra el otro en diversos programas de espectáculos, Matilda volvió a la pista para conocer el puntaje secreto, que en esta oportunidad tenía Florencia Peña y no se quedó callada con el coreógrafo.

“Para mí es una de las revelaciones del Bailando, la señora Matilda Blanco. Ha sido durísima con el jurado, el BAR, contra ella. ¿Habrá sido una venganza?”, dijo picante el conductor al presentar a la asesora de moda. “Fue una venganza, había olor a venganza, yo lo sentí”, aseguró ella. “¿Del jurado y del BAR?”, repreguntó Tinelli. “Del jurado y mucho más del ‘señor misoginia’”, disparó Blanco, generando la sorpresa de todos en el estudio.

“Bueno, no van a empezar con eso. ¿Hay un enojo puntual? Yo pensé que el otro día se habían saludado bien. Bue…”, dijo el animador intentando poner paños fríos a la situación. Pero Flavio no se quedó callado y replicó: “Tampoco tenés que permitir que diga esa palabra. No lo permitas eso”, pidiéndole a Marcelo que le ponga límites a la participante.

“No, eso no va”, dijo el conductor avalando al integrante del BAR. Pero Matilda continuó: “Bueno, pero la verdad es que fue así”.

“No tenés que permitirlo, Marcelo. No te metas en eso”, volvió a decir Flavio, ignorando a la participante. “Te la agarraste conmigo y le dijiste a todas las mujeres de mi edad…”, le respondió ella directamente al coreógrafo.

“No, a todas las mujeres de tu edad no. A vos te lo dije”, disparó él.

“Que no podían bailar, que no se podían enamorar, que no podían tener un proyecto porque te parezco grande. ¡Me comparaste con una tía!”, aseguró furiosa la especialista en moda, ante la mirada incrédula de Mendoza que negaba la situación. “¿Pero qué tomaste?”, le preguntó él y agregó: “Tenía razón de que venías tomada”.

En este momento, Tinelli supo que iba en serio la pelea y dijo: “Bueno, ya está”. La participante quiso responder y el conductor la paró: “Matilda, ya está. No está bueno. Pensé que además tenían buena onda entre ustedes”.

Fue allí cuando el presentador aseguró que los había visto saludarse en buenos términos durante un corte y ambos negaron llevarse bien. Entonces, Marcelo concluyó con un “voy a ir al oculista entonces”, dando por terminado el cruce.

¡Qué momento, Teté!





Comentarios