La cúpula cegetista recibirá este martes a Alberto Fernández.


La posibilidad de que la CGT tenga una inédita posición de neutralidad frente a los candidatos presidenciales generó el lunes una fuerte reacción de dirigentes sindicales que apoyan al opositor Frente de Todos.

“La CGT es peronista y jamás apoyará a este Gobierno”, reaccionó temprano por Twitter Héctor Daer, cosecretario general de la principal central sindical. Daer argumentó su rechazo a un eventual respaldo a la fórmula de Mauricio Macri, que lleva como vice al senador peronista Miguel Pichetto: “¿Cómo va a ser neutral la CGT si este Gobierno pretende eliminar los Convenios Colectivos de Trabajo después de las elecciones?”.

Dirigente del sindicato de la sanidad, Daer respalda la candidatura de Alberto y Cristina Fernández por el frente que encabeza el Partido Justicialista (PJ) e integra la Mesa de Acción Política partidaria, junto al camionero Hugo Moyano, el mecánico Ricardo Pignanelli, el metalúrgico Antonio Caló y el ceteaísta Hugo Yasky. También el otro cosecretario general de la CGT, Carlos Acuña, alineado con el Frente Renovador de Sergio Massa, respalda la fórmula peronista.

Este lunes Moyano, por su lado, salió al cruce de una eventual neutralidad oficial de la CGT frente a las primarias Paso del 11 de agosto próximo. “La CGT tiene que decir que no va a votar un gobierno que amenace los derechos de los trabajadores”, dijo el veterano dirigente sindical, quien antes de las elecciones de 2015 se mostró cercano a Macri, aunque sin darle su respaldo. Y agregó en declaraciones a El Destape Radio: “Si la CGT no dice a quién va a votar, tiene que decir a quien no van a votar. La CGT, cuando hubo gobiernos que hacían cosas que no correspondía, lo decía públicamente”.

“La reforma laboral es flexibilizar, es terminar con las conquistas de los trabajadores. Si alguien dice que va a votar al Gobierno, o no dice que no lo va a votar, hay una complicidad con eso. Ya estamos acostumbrados a que Macri diga disparates y amenazas. No tienen noción de la responsabilidad que tienen. Son empleados de Estados Unidos y el FMI”, apuntó, en sintonía con las definiciones en el mismo sentido que han hecho los Fernández. También descartó un paro general porque “esa no es la forma de pelear ahora, hay que pelear en las urnas”.

Moyano y el bancario Sergio Palazzo, blancos de las críticas presidenciales durante los últimos días, junto a Pignanelli, entre otros, integran el Frente Sindical para un Modelo Nacional (Fresimona). Ellos y las dos CTA fueron el primer sector sindical con el que se reunió la fórmula de los Fernández una vez oficializada.

Pero la posición de neutralidad oficial de la CGT parece imponerse en su consejo directivo, al menos ante y hasta las Paso. De allí que el almuerzo con el que la conducción cegetista recibirá este martes a Alberto Fernández se hará en el sindicato UPCN, en vez de en la histórica sede de Azopardo 802. Será la primera reunión de las previstas con candidatos peronistas, a la que seguirán otras con el oficialista Pichetto y el “tercera vía” Roberto Lavagna, de Consenso Federal.

La neutralidad en esta instancia del calendario electoral la sostendrían los “independientes” siempre dialoguistas con el gobierno de turno: Andrés Rodríguez (UPCN), José Lingeri (obras sanitarias) y Gerardo Martínez (construcción). También los “gordos”, como Armando Cavalieri (empleados de comercio), y Roberto Fernández (colectiveros de UTA), entre otros. Este último incluso dijo ayer que “Macri me defraudó”, pero no definió su apoyo a los Fernández: “Mi corazón siempre va a estar con el justicialismo, pero necesitamos un proyecto serio”.





Comentarios