Bajó por tercer mes consecutivo. Ayudaron la estabilidad cambiaria y la suspensión de los aumentos de tarifas para el verano.


El costo de vida de los argentinos volvió a pisar el freno en junio, por tercer mes consecutivo, al ubicarse en el 2,7%, gracias a la suspensión de los aumento de tarifas hasta el verano y a la baja en el precio del dólar.

De esta manera, dijo el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), la inflación acumulada en el primer semestre fue del 22,4% a nivel nacional y del 55,8% en los últimos doce meses.

Más que estabilidad cambiaria, en el sexto mes del año el peso argentino se fortaleció frente a la moneda estadounidense, dado que pasó de los 46,10 pesos para la venta el 31 de mayo a 43,70 el 28 de junio.

Esa calma en el frente cambiario generó dos cosas: por un lado, no hubo pass through, es decir, no hubo devaluación que pudiera pasarse al IPC; por otro, redujo los niveles de incertidumbre y expectativas inflacionarias.

Así, la inflación volvió a desacelerar. Los guarismos de los meses anteriores muestran que en mayo la suba del Índice de Precios al Consumidor había sido del 3,1%; en abril se ubicó en el 3,4%; en marzo, en el 4,7%; en febrero, en el 3,8%; y en enero, en el 2,9%.

Según informó este martes el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), el nivel general de inflación fue del 2,6% en el Gran Buenos Aires en junio; 2,8% en la región pampeana; 2,9% en el nordeste argentino (la zona más pobre del país); 2,8% en el noroeste; 2,6% en Cuyo; y 2,8% en la Patagonia.

Rubro por rubro

Entre los doce rubros relevados por el Indec para construir el comportamiento de los precios, lo que más aumentó en junio fueron las comunicaciones, con un salto del 7,1% por el incremento en las cuotas de la telefonía.  Atrás quedaron: recreación y cultura, con un alza del 3,7%; salud, 3,6%; equipamiento y mantenimiento del hogar, con 3,4%; bebidas alcohólicas y tabaco y vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, con 2,7%; alimentos y bebidas, con 2,6%, entre otros.

En el primer semestre, en tanto, lo que más aumentó fue el costo de la educación, con un salto del 28,7%; seguida por las comunicaciones, con un 28,1% y el ítem de vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, con un avance del 24%.

Subas anuales

En los últimos doce meses, los precios de los alimentos y bebidas no alcohólicas se incrementaron un 60,8% a nivel nacional, lo que golpeó fundamentalmente a los sectores más humildes que destinan hasta el 90% de sus ingresos a satisfacer necesidades muy básicas. 

Las bebidas alcohólicas y el tabaco se incrementaron 37,7%; las prendas de vestir y calzado subieron 43,1%; la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, registraron un alza del 55,6%.

A su vez, equipamiento y mantenimiento del hogar subió 58,6%; la salud se encareció 61,9%; el transporte, 63,6%; las comunicaciones, 65,3%; la recreación y cultura, 48,5%; la educación 41,5%; restaurantes y hoteles, 47,9%; bienes y servicios varios, 60,6%.





Comentarios