La comunidad científica alertó sobre las modificaciones de una cifra que se menciona en la exitosa producción de Netflix.


Las aventuras de Eleven, Mike, Dustin, Will, Lucas y sus amigos regresaron a Netflix con la tercera temporada de Stranger Things, luego de varios meses de espera. La producción de la plataforma se caracteriza por su estética ambientada en la década de los ’80, cuidando cada detalle.

Sin embargo, hubo un dato que los productores dejaron escapar, y la comunidad científica se encargó de señalarlo: el National Institute of Standard and Technology remarcó que en una de las escenas finales, los protagonistas hacen un uso indebido de la constante de Planck.

En el final de la tercera entrega, Joyce y Hopper entran a una base soviética para destruir una máquina y cerrar el portal al ‘Upside Down’, que los rusos intentan reabrir. Pero antes, necesitan abrir una caja fuerte cuya combinación es la constante de Planck.

Finalmente es Suzie, la novia nerd de Dustin, quien les da la cifra exacta. Pero la constante descubierta por Max Planck data del año 2014, no de los años 80. El escritor Ben Stein dijo a la prensa local que “muchos de nosotros terminamos la tercera temporada y estamos muy contentos de que hayan usado la constante de Planck como parte importante de la trama. Escuchamos el valor utilizado en la serie y nos dimos cuenta que en realidad es el valor recomendado para 2014, no el que estaba disponible en 1985″.

Para 1985, la constante de Planck era equivalente a 6.626176, mientras que en la serie se usa la cifra ya actualizada de 2014, que es 6.62607004. Y esa cifra ni siquiera es la más actualizada, ya que desde 2018 se utiliza 6.62607015.





Comentarios