El equipo médico del seleccionado lleva un registro de los períodos de cada una de las futbolistas.


Estadios Unidos es una potencia en el fútbol femenino, algo que quedó demostrado este año tras la consagración en el Mundial de Francia. Y una de las claves de este reciente título estuvo en el cuerpo médico del seleccionado, que realizó un control de la fecha de menstruación de las jugadores para evaluar su rendimiento y evitar lesiones.

Según informó el diario inglés The Telegraph, uno de los secretos del éxito de Estados Unidos para potenciar las capacidades de cada jugadora es llevar a cabo un programa que estudia la influencia de la menstruación en su desempeño.

A partir de 2016 se inició un seguimiento de los ciclos de cada una de las jugadoras que era convocada de manera frecuente al seleccionado y en 2018 se implementó un estudio de la doctora Georgie Bruinvels. 

Históricamente, las jugadoras no hablaban de su período con entrenadores y otros miembros del staff”, dijo Bruinvels al diario inglés.

Alex Morgan, una de las figuras de Estados Unidos. (EFE)

El estudio de Bruinvels minimiza el impacto de los síntomas que tienen las futbolistas en las diferentes etapas de su menstruación. En los registros de la investigación se concluyó que en la etapa premenstrual y durante el período es el momento más desfavorable para la práctica deportiva por el cambio hormonal que se produce en ese momento.

El seleccionado instrumentó un programa que incluye cambios en la alimentación, en las horas de sueño y en las cargas de trabajo en los entrenamientos cuando una jugadora menstrua.

Aunque no fue un factor determinante, el plan que le hace seguimiento a los ciclos menstruales de las futbolistas fue clave a la hora de potenciar su rendimiento deportivo en Francia 2019.





Comentarios