El precandidato presidencial explicó sus dichos sobre el pago de los intereses de las letras del Banco Central.


El precandidato presidencial por el Frente de Todos, Alberto Fernández, ratificó este lunes su intención de “retocar los intereses” de las Letras de Liquidez (Leliq) que subasta diariamente el Banco Central para restringir la liquidez, aunque reiteró que no va a “defaultear”.

No voy a defaultear, una cosa es corregir los intereses y otra cosa es decir que no los voy a pagar”, aclaró Fernández en conversación con Radio 10.

De esta manera, el aspirante presidencial se pronunció frente a la polémica que generó con sus declaraciones de ayer, cuando adelantó su intención de limitar el rendimiento de las letras del BCRA para utilizar esos fondos en un incremento jubilatorio.

“La Argentina no puede pagar 60 puntos de interés de Leliq a los bancos. Y eso hay que reordenarlo, para que los bancos puedan volver a dar créditos a las pymes”, reiteró en referencia a uno de los principales instrumentos de la autoridad monetaria para contener la carrera inflacionaria.

Y esta mañana, Fernández reiteró que, en el caso de imponerse en las elecciones presidenciales, analizará un esquema para modificar los rendimientos de las Leliq: “Cuando me preguntan cómo vamos a hacer para pagarle a los jubilados, (respondo que) hay que cambiar este sistema perverso que llena de ventajas a los bancos y hay que volcar recursos al consumo”, ratificó.

El viernes pasado, el rendimiento anual promedio de las Leliq en pesos, a las que solamente pueden acceder los bancos a través de las subastas diarias del BCRA, se ubicó en el 59,59 por ciento.

Al respecto, el Comité de Política Monetaria del BCRA anunció el pasado lunes que mantendrá “constante la tasa mínima de las Letras de Liquidez en 58% hasta tanto se conozca el próximo dato de inflación”.

“La tasa mínima de Leliq podrá ser revisada teniendo en cuenta la evolución de la inflación, las expectativas de inflación, las condiciones financieras internas y externas y otras variables macroeconómicas”, aclararon desde la mesa chica de la autoridad monetaria que conduce Guido Sandleris.




Comentarios