Tienen pelo de ovejas, genitales bien caracterizados, y cada sumplemento puede llegar a costar hasta 4 mil euros.


En la tarde del sábado se dio a conocer una versión desconocida sobre los muñecos que rozan lo real, son llamados Reborners, y les pusieron este nombre ya que surge después de la Segunda Guerra Mundial, cuando en Alemania distintos grupos de mujeres recogían piezas rotas de muñecas que habían sufrido tanto como sus dueñas y con cariño y esfuerzo, los volvían a armar, los volvían “a renacer”.

Según contó una de sus creadoras, a Infobae, en el taller en la que Tere trabaja primero pintan “el vinilo de modo que al final parece un bebé real y simulamos todas las características desde las venas, hasta las rojeces, los labios, las pestañas, todo. Hay dos maneras de renacer un bebé: la primera es hacerlo a criterio de la reborner, con una base que le guste, que sería un kit. Luego hay otro tipo de renacer un bebé que es buscar un kit que se asemeje a un bebé real, luego de que te enviaran una foto, que a veces puede ser su hijo o su nieto, entonces le hace ilusión o le hace gracia que se parezca, eso es muy difícil, aunque hay artistas que lo hacen”, explicó

No obstante, la mujer agregó que si bien ella empezó el labor con la práctica, también contó que para poder hacer alguna capacitación sobre estos pequeños muñecos, hay que contar con al menos entre 500 y 700 euros.

Sobre esto, la mujer contó que los reborn le dan alegría y la posibilidad de conectarse con otras personas que gustan de lo mismo: “Yo no le hago mal a nadie, simplemente es una afición que no es tóxica. Un bebé despierta ternura, amor, no le veo nada malo. Peor es estar en el bar bebiendo”.

Además, otra de las trabajadoras del lugar, contó en diálogo con el mismo sitio que los reborn son una pieza de arte, no un juguete y que ella no juega con los bebés como mucha gente pensaría. De hecho, no fue coleccionista hasta que empezó a crearlos por sí misma: “Sí les cambio la ropa, lo accesorios, los peino, pero es porque hay que darles un mantenimiento, hay que quitarles el polvo, por eso los que tengo están bien tapaditos. Es como los coleccionistas de coches, tampoco se ponen en el suelo del salón de su casa a jugar con ellos, pero seguramente de vez en cuando les dedicarán un rato a darles un mantenimiento”.

“Reborners”: muñecos que tienen un parecido extremo a los bebés reales

De esta manera y luego de conseguir que el proyecto sea conocido, una referente, empresaria, innovadora, Cristina Iglesias quien ha dado el gran salto en materia de bebés reborn en España y en el mundo comentó: “Por mes salen aproximadamente 30 bebés reborn, cada Babyclon (pintado y terminado) pasa por las manos de entre 5 y 6 trabajadores.

“Reborners”: muñecos que tienen un parecido extremo a los bebés reales

Y finalizó: “Lo que sigue es la presentación de nuestro baby gorila muy chulo, que será la segunda escultura animal que ha hecho Babyclon, después de un cachorrito de perro. Como extra, en este momento tenemos previsión de sacar para Año Nuevo un sistema en el que el bebé pueda cerrar y abrir los ojos, sin mecanismos de motores, simplemente manual y que responda a lo que tú quieras en ese momento, si quieres que esté durmiendo o despierto”, adelanta Iglesias, desde donde la magia ocurre.

“Reborners”: muñecos que tienen un parecido extremo a los bebés reales




Comentarios