En las elecciones primarias habrá 10 fórmulas. A octubre llegarán aquellos que superen el 1,5 por ciento del padrón.


Casi 34 millones de electores de todo el país podrán participar este domingo de las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (Paso), una elección a la que se llega en medio de una fuerte polarización del oficialista Juntos por el Cambio y el Frente de Todos.

El voto de los 33.841.837 empadronados, según la Cámara Nacional Electoral, es clave: en lo formal, definirá qué fórmula presidencial queda habilitada para participar de las elecciones generales del 27 de octubre próximo.

Pero está claro que la necesidad de superar el 1,5 por ciento del padrón que exige la ley como piso para competir en octubre, es un fantasma que acecha a las alianzas políticas más débiles: al menos tres frentes podrían quedar fuera de carrera.

Mauricio Macri y Miguel Ángel Pichetto, candidatos oficialistas.

En lo político, el resultado de las Paso oficiará como una demostración de fuerza entre los frentes electorales más competitivos. Así, las primarias asoman como la gran encuesta nacional que indicará el orden de largada de la gran carrera presidencial hacia octubre.

El Ministerio del Interior informó que a partir de las 21:00 del domingo empezarán a difundirse los resultados oficiales “que arrancarán con un 40 por ciento de los votos”, mientras se espera que para las 23:30 se conozca ya el 90 por ciento de los votos escrutados.

Si bien en las Paso se vota desde diputados y senadores nacionales hasta candidatos a intendencias y cargos legislativos provinciales y comunales, el foco está puesto en la pugna presidencial.

El binomio Fernández-Fernández (AFP)

En ese segmento se presentan diez fórmulas presidenciales, una más que en las Paso de 2015. Pero a diferencia de aquellas, los diez frentes políticos presentan fórmulas únicas, sin competencia interna.

Otra curiosidad: los dos frentes políticos que en las Paso de 2015 sacaron más votos, compiten hoy con otras nomenclaturas.

El oficialismo dejó la marca Cambiemos para llamarse ahora Juntos por el Cambio. Esta alianza conformada, básicamente, por el PRO, la UCR y la Coalición Cívica, repite la candidatura presidencial de Mauricio Macri, a quien acompañará el senador peronista, Miguel Ángel Pichetto. En las Paso de 2015, las tres listas de Cambiemos que compitieron (Macri le ganó al radical Ernesto Sanz y a Elisa Carrió), sumaron el 28,57%.

Lavagna y Urtubey (Télam)

El Partido Justicialista y el kirchnerismo, la base del histórico Frente para la Victoria, sumó ahora al massista Frente Renovador en lo que se denomina el Frente de Todos. Esta coalición presenta el binomio presidencial Alberto Fernández-Cristina Fernández. En las primarias de 2015, se impuso el FpV con la fórmula Scioli-Zannini, con el 36,69% de los votos.

Consenso Federal, espacio que reúne, entre otros, a peronistas desprendidos del Frente Renovador, a socialistas y a pequeños grupos radicales, ofrece la fórmula presidencial integrada por el exministro de Economía Roberto Lavagna y el actual gobernador peronista de Salta, Juan Manuel Urtubey.

El Frente de Izquierda y de los Trabajadores-Unidad surge como antecedente del FIT que ya compitió en las Paso de 2015. Aquella vez, Nicolás del Caño, del PTS, le ganó la interna presidencial a Jorge Altamira, del Partido Obrero. Ahora, un acuerdo surgido entre los partidos integrantes del FIT-Unidad propone a Del Caño-Romina Del Plá.

Nicolás Del Caño, del FIT.

El Movimiento al Socialismo es el único espacio que lleva a una mujer como precandidata presidencial. Manuela Castañeira, por segunda vez, encabeza la fórmula que comparte con el cordobés Eduardo Mulhall. El MAS no pudo superar las Paso de 2015.

El economista liberal José Luis Espert, acompañado del periodista Luis Alberto Rosales, integra el binomio presidencial del frente Despertar. Y el militar retirado y exfuncionario del actual gobierno, Juan José Gómez Centurión, y la exdiputada nacional Cynthia Hotton, van por el Frente Nos.

El Frente Patriota propone la fórmula Alejandro Biondini-Enrique Venturino; el Partido Autonomista al exgobernador de Corrientes José Antonio Romero Feris-Guillermo Sueldo; y el Movimiento de Acción Vecinal, al igual que en 2015, presenta la precandidatura presidencial del cordobés Raúl Albarracín, junto a Sergio Pastore. Los 39 mil votos conseguidos en las primarias pasadas le impidieron continuar a Albarracín en la carrera.

Provincias

En paralelo a las Paso nacionales, también habrá elecciones para elegir gobernador en Santa Cruz. La actual mandataria Alicia Kirchner va por la reelección y el radical macrista Eduardo Costa asoma como su principal competidor. Con Santa Cruz, el cronograma electoral provincial ya habrá celebrado comicios en Neuquén, Río Negro, Córdoba, La Pampa, San Juan, Misiones, Chubut, Entre Ríos, Jujuy, Tucumán, Formosa, San Luis, Santa Fe y Tierra del Fuego.

María Eugenia Vidal, actual gobernadora de Provincia de Buenos Aires (EFE).

La Ciudad de Buenos Aires y las provincias de Buenos Aires y Catamarca tendrán Paso para definir las candidaturas distritales de cara a octubre. En el principal distrito electoral, la provincia de Buenos Aires (36,98% del padrón nacional), las expectativas están puestas en las adhesiones que puedan cosechar el oficialismo que promueve la reelección de María Eugenia Vidal, y el Frente de Todos que impulsa al exministro de Economía Axel Kicillof.

Polémica

Las Paso nacionales se desarrollarán en el marco de la controversia desatada por el nuevo sistema de transmisión de datos del escrutinio provisorio, a cargo de la empresa SmartMatic. Ahora, desde unas once mil escuelas, las actas de escrutinio se transmitirán por internet a las sedes del Correo Central; mientras que otras cuatro mil escuelas mantendrán el viejo sistema de trasladar en camionetas los telegramas con los resultados de las urnas. La oposición en conjunto criticó la falta de transparencia del nuevo sistema, y teme que haya discrecionalidad en la presentación de los resultados.

Delia Ferreira, de la ONG Transparency Internacional, opinó que si bien “el escrutinio provisorio no tiene valor legal, es parte del proceso electoral y como tal debe hacerse bien, con todas las garantías de transparencia, integridad, seguridad e imparcialidad; y eso es lo que no se ha hecho bien”.

El escrutinio definitivo, informó la Justicia electoral, comenzará pasado mañana.

Frente a los casi 34 millones de electores habilitados para ir este domingo a las urnas, en las Paso de 2015 fueron 32.037.323, y votó el 75 por ciento del padrón.

El sistema de internas “abiertas, simultáneas y obligatorias” debutó en el proceso electoral de 2011. Aquella vez, la fórmula del Frente para la Victoria, Cristina Fernández-Amado Boudou, obtuvo un 47,98 por ciento de los votos válidos, seguido por un 11,65 por ciento del binomio Ricardo Alfonsín-Javier González Fraga. El macrista PRO no participó de aquella elección.




Comentarios