La mediática sorprendió con una confesión extraña y explicó por qué pasa tantas horas en el gimnasio.


Sol Pérez es dueña de una figura impactante. Siempre presume sus curvas en las redes sociales y su cola es su marca registrada. Entrena día y noche para tener ese cuerpo que parece tallado y siempre se la ve espléndida.

Pero, aunque cueste creerlo, la rubia no se encuentra para nada conforme con la imagen que le devuelve el espejo.

La rubia no se encuentra para nada conforme con la imagen que le devuelve el espejo.

En el programa radial Agarrate Catalina, “la Sobri de Pérez”, como le decían al comienzo de su carrera, señaló que “se ve fea”. “Soy muy insegura y siento que esa inseguridad es alimentada por los otros, por eso también voy tanto al gimnasio. A mí me gusta tener un cuerpo fitness y entreno todos los días para eso”, reconoció.

La mediática aseguró que si pasa un día sin hacer ejercicio, siente “que se desinfla”. ¿Para tanto? Lo cierto es que para Pérez, de 25 años, no es tan fácil hacer oídos sordos al “qué dirán”. Sin embargo, hace el mayor esfuerzo para que no le afecte y canaliza siendo obsesiva con su trabajo.

La mediática aseguró que si pasa un día sin hacer ejercicio, siente “que se desinfla”.

En la entrevista radial, la famosa sostuvo que cuando era chica “era demasiado flaca y chatita”, motivo por el cual se operó las lolas. “Luego dejé de tocarme porque no estoy tan a favor de las cirugías. A su vez, creo que hay una cuestión fundamental en la alimentación: aprendí a comer mejor porque vivía con dolor de panza”, comentó.





Comentarios