Un jovencito terminó con la nariz fracturada tras chocar con un poste mientras buscaba alcanzar el vehículo del delantero del Liverpool.


A veces la pasión desata locuras. Fue el caso del pequeño Louis Fowler, que quiso sacarse una foto con su ídolo Mohamed Salah y acabó con la nariz rota tras golpearse con un poste de luz cerca de Melwood, la ciudad deportiva del Liverpool.

La historia la convirtió en viral su padrastro, Joe Cooper, con una publicación en Instagram y otra en Twitter.

“Esta es la absoluta clase de Mo. Es Louis Fowler, fan de once años del Liverpool. Vio el coche de Salah, corrió detrás de él y quedó inconsciente tras chocar con una farola cuando trataba de seguirle. ¿Qué hizo Salah? Dio la vuelta con su coche para ver si estaba bien y se hizo una fotografía con él”, relató.

En la fotografía, se observa al pequeño Louis con sangre en la nariz, dañada tras el fuerte golpe.

“¡Eres un hombre superior y un verdadero caballero! #EgyptianKing”, le dijo el padre del chico al egipcio (Foto: Reuters/Carl Recine)

“¡Gracias por volver por mis muchachos después de que Louis te intentara saludar! Él te ama mucho y el dolor desapareció instantáneamente cuando viniste a abrazarlos. Un restablecimiento de la nariz vale la pena, dijo. ¡Eres un hombre superior y un verdadero caballero! #EgyptianKing”, escribió junto a las fotografías del jugador junto a Louis y su hermano Isaac.





Comentarios