El anuncio del Gobierno nacional fue recibido de manera dispar por los comerciantes.


El Gobierno nacional eliminó el Impuesto al Valor Agregado (IVA), que grava a los productos en un 21%, a trece alimentos de la canasta básica, medida que regirá hasta fin de año.

La medida fue anunciada por el presidente Mauricio Macri el jueves y oficializada el viernes a través de un decreto publicado en el Boletín Oficial.

La intención del oficialismo es que esta medida ayude a frenar la espiral inflacionaria, que tendrá un repunte luego de la devaluación ocurrida tras las elecciones primarias.

Los productos incluidos son aceite de girasol, maíz y mezcla; arroz; azúcar; conservas de frutas, hortalizas y legumbres; harina de maíz; harinas de trigo; huevos; leche fluida entera o descremada con aditivos; pan, pan rallado y rebozador; pastas secas; yerba mate; mate cocido y té; yogur entero y descremado.

Sin embargo, la medida fue recibida de manera dispar por distintos representantes del sector comercial y especialistas.

Víctor Fera, dueño de Maxiconsumo, señaló que la medida solo beneficia a un sector de la sociedad.

“Es para la clase media alta porque la clase baja que compra en los almacenes y los almacenes cuando se proveen de los mayoristas van a tener que pagar el 21% y lo tienen que trasladar”, sostuvo el empresario.

Por otra parte, César Litvin, CEO de Lisicki, Litvin & Asociados señaló a LA NACION, que “la historia ha demostrado que cuando hay una rebaja de un impuesto de esta categoría, no se verifica una rebaja real del precio, al menos en la misma proporción, porque algunos se aprovechan para recomponer márgenes y rentabilidad”.

Oscar Cetrangolo, economista e investigador del Instituto Interdisciplinario de Economía Política (IIEP), señaló que el principal problema es controlar la aplicación de esta medida, “Cada producto tiene múltiples insumos que sirven para ese y otros productos. Para la AFIP, confirmar que el IVA que se devuelve es sobre ese producto y no otro es muy difícil”, sostuvo el profesor de la Universidad de Buenos Aires.

Otro problema, explicó, es lograr que los precios efectivamente bajen. “Eso es complejo en una economía con alta inflación, sin inflación vos podes controlar, ¿pero con estas tasas como comparás?”, dijo en una entrevista con Radio con Vos.

Por último, el presidente de la Federación de Almaceneros de la Provincia de Buenos Aires, Fernando Savore, dijo que el anuncio efectuado ayer por el Gobierno nacional sobre la rebaja total y transitoria del IVA a los alimentos básicos “va a beneficiar al consumidor”, y aseguró que la baja en los precios en cada producto puede comenzar a verse mañana “cuando lleguen con la nueva medida las listas de los mayoristas”.

“El anuncio nos puso contentos, todo lo que sirve para beneficiar al consumidor a nosotros nos pone felices. Lo que vamos a hacer nosotros es esperar que vengan las listas rebajadas”, explicó hoy Savore en declaraciones a radio Provincia.

Decreto 567 IVA Canasta de Alimentos by Via País on Scribd

“Una vez que nosotros tengamos las listas vamos a bajar los precios porque en la próxima compra ya los recuperamos, así como viene el aumento lo ponemos también lo haremos cuando haya que bajarlo”, dijo el dirigente que nuclea a 24 mil almacenes, supermercados y autoservicios de todo el territorio bonaerense.

El representante de los almaceneros aclaró que los precios en los principales productos sufrieron un aumento de casi el 15% tras los efectos de la crisis cambiaria, y que, aunque considera que con esta medida “no van a quedar muy baratos, si se volverá a los valores que tenían la semana pasada“.

La medida fue anunciada el jueves por el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, y está destinada a atenuar el impacto que tendrá en los precios de esos productos la devaluación de la moneda.





Comentarios