En la previa del duelo entre el "Tiburón" y el "Xeneize", un futbolista sorprendió con una impensada declaración.


Por la tercera fecha del campeonato de la Superliga, Boca recibirá a Aldosivi desde las 20 en el Alberto J. Armando y uno de los jugadores del equipo marplatense le puso color a la previa del encuentro.

Román Martínez, refuerzo del “Tiburón” para esta temporada tras su paso por San Lorezno, reveló algo que muy pocos sabían: “Estuve muy cerca de jugar en Boca. Fue en el 2012 cuando se había ido Riquelme”, confesó.

“En ese momento estaba todo arreglado con Estudiantes porque el técnico era Cagna que me había tenido en Tigre y me llamaba insistentemente pero apareció Boca que venía de perder la Libertadores con Corinthians y se había ido Riquelme. Empezaron las negociaciones y después no se dio porque Boca quería esperar un poco más para cerrarlo y yo tenía a Estudiantes esperando. Por respeto decidí firmar con ellos”, admitió en diálogo con Olé.

Por último, el volante se refirió a la posibilidad de enfrentar al italiano Daniele De Rossi. “No me cambian los nombres. Boca es Boca y el equipo que ponga le puede ganar a cualquiera, tiene para armar dos o tres planteles, más allá de que hayan jugado Copa Argentina y la semana que viene jueguen Libertadores. Obviamente es lindo enfrentar a esos jugadores de jerarquía y de esa experiencia pero adentro somos todos iguales, más allá de todos los logros”, concluyó.

Román Martínez. Foto TNT Sportst





Comentarios