Según el organismo, se acumularon 11 meses de superávit y el impacto de la devaluación del peso fue la clave.


La economía argentina registró en julio un superávit comercial de 951 millones de dólares, gracias a que exportó por unos 5.865 millones e importó por 4.905 millones, informó esta tarde el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Con el resultado de julio, el país acumuló un superávit comercial de 6.540 millones de dólares en los primeros siete meses del año, período en el que las exportaciones crecieron 3,3% y las importaciones se derrumbaron 26,8%.

En los once meses acumulados desde septiembre de 2018 a julio de 2019 hubo un superávit de 9.479 millones de dólares. Y si se amplía la observación al último año, el superávit fue de 8.352 millones porque en agosto de 2018 hubo un rojo de 1.127 millones de dólares.

Los números oficiales muestran el impacto que tuvo la devaluación del peso argentino el año pasado. Y el superávit podría aumentar fuertemente hacia fines de 2019 por la suba reciente del 24% en el tipo de cambio.

En lo que va del año, los precios de los productos que exporta la Argentina cayeron 7,8% medidos en dólares y los de las importaciones bajaron 3,9%, también contabilizados en moneda dura.

Si se observa el desagregado de cantidades del intercambio comercial, la Argentina vendió un 12% más al exterior y sus compras a los socios comerciales bajaron 23,8%.

El Indec dijo en su informe mensual que el superávit comercial fue producto de un aumento en las exportaciones, que se explicó principalmente por un incremento en las ventas de semillas y frutos oleaginosos; cereales; grasas y aceites; residuos y desperdicios de las industrias alimentarias.

También de ventas de carne y despojos comestibles; y una caída en las importaciones, fundamentalmente, de vehículos terrestres, sus partes y accesorios; combustibles minerales, aceites minerales y productos de su destilación; y reactores nucleares, calderas, máquinas, aparatos y artefactos mecánicos y sus partes, entre otros.

Respecto a las importaciones, las mayores caídas correspondieron a: vehículos automóviles, tractores, velocípedos y demás vehículos terrestres, sus partes y accesorios (-453 millones de dólares); combustibles minerales, aceites minerales y productos de su destilación (-364 millones de dólares); reactores nucleares, calderas, máquinas, aparatos y artefactos mecánicos; partes de estas máquinas o aparatos (-59 millones de dólares), entre otros.

En julio los principales socios comerciales (tomando en cuenta la suma de exportaciones e importaciones) fueron Brasil, China y Estados Unidos, en ese orden.

Las exportaciones a Brasil alcanzaron 862 millones de dólares y las importaciones, 927 millones de dólares. El saldo comercial fue deficitario en 65 millones de dólares.

Las exportaciones a China sumaron 643 millones de dólares y las importaciones, 943 millones de dólares. El déficit comercial en este caso fue 301 millones de dólares.

Las exportaciones a Estados Unidos sumaron 437 millones de dólares y las importaciones alcanzaron 706 millones de dólares. El déficit con Estados Unidos en julio fue 269 millones de dólares.

Esos tres países en conjunto absorbieron 33,2% de las exportaciones de la Argentina y abastecieron 52,5% de las importaciones.

Por la corresponsalía Buenos Aires.





Comentarios