"No va a haber más cambios. Estamos con el equipo que está", dijo el presidente sobre la situación de los funcionarios del Gabinete.


El presidente Mauricio Macri reconoció este jueves que el revés que afrontó en las pasadas elecciones primarias frente al candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, fue “claramente un palazo”, aunque se mostró confiado en revertir el resultado para imponerse en una segunda vuelta.

“Antes que Presidente soy una persona y claramente fue un palazo por el resultado y por lo sorpresivo. Todo lo que sabemos, que fallaron las investigaciones (de las encuestas”, admitió al exponer en el Seminario Democracia y Desarrollo de Clarín.

Sin embargo, el candidato del frente Juntos por el Cambio puso en relieve que “casi 8 millones de argentinos creen en el cambio y están diciéndo que este partido hay que jugarlo”.

“Las PASO las perdí por 15 puntos en 2015”, rememoró para comparar el escenario con aquellas elecciones en las que finalmente se impuso sobre el entonces aspirante presidencial del kirchnerismo, Daniel Scioli.

El Jefe de Estado se mostró optimistas respecto a que habrá “una segunda reflexión” con la que “la bronca va a ser compensada con una visión de presente y futuro, distinta”.

“Es un debate que merece que se dé porque, de verdad, está en juego lo que hemos hecho”, dijo y agregó: “No queremos volver a la oscuridad, volver a manejarnos en código de prepotencia, que no haya transparencia en las relaciones de la cosa pública, de los poderes, porque el poder es algo delicado y hay que lograr que se maneje con autoridad, pero con salud, salud mental”.

Defendió a Peña y descartó más cambios o “un plan B”

El Presidente aclaró que no habrá nuevos cambios en el Gabinete nacional tras la incorporación de Hernán Lacunza para reemplazar a Nicolás Dujovne en el Ministerio de Hacienda.

“No, no va a haber más cambios. Estamos con el equipo que está”, remarcó Macri al tiempo que aprovechó para desestimar las críticas que se manifestaron en los últimos días contra el jefe de Gabinete, Marcos Peña.

Al respecto, el primer mandatario evaluó que “siempre ha habido críticas sobre el jefe de gabinete”, pero consideró que esa “también es una forma de criticar al Presidente, sin criticarlo”.

Y cuando se le consultó sobre un posible viraje en la estrategia para imponerse en las próximas elecciones y conseguir un segundo mandato al frente de la Casa Rosada, Macri advirtió: “hablar de plan b es una falta de respeto para los votantes”.

Seguido, volvió a expresar su convencimiento en que el oficialismo logrará “una segunda vuelta”.

Macri evaluó que el revés electoral de las primarias dejó “un mensaje contundente” sobre el malestar ante la difícil situación económica.

“El mensaje ha sido contundente. Desde abril del año pasado cuando nos quedamos sin crédito para financiar nuestras necesidades entramos en un proceso recesivo que ha sido muy duro para nuestra gente, agotador, agobiador desgastante y ha habido un voto bronca que se manifestó en esta elección. Y tienen razón”, analizó.

En tal sentido, confesó que con las prioridades que se fijó para su gobierno “desatendió que ese camino producía este desgaste”. “Por eso tomamos decisiones esta semana y tenemos un foco distinto para nuestro segundo mandato”, planteó.

La lucha contra la inflación

Macri reiteró que la “clave” para revertir la intensa marcha inflacionaria “es la misma” que implementó su gobierno: “Tener una política monetaria seria es lo que te va a llevar a combatir la inflación y a generar competencia en el mercado interno. Es el mismo libro que usaron otros países a los que les fue bien”, ratificó.

La devaluación posterior a las PASO

“El domingo a la noche, cuando no pegué un ojo, sabía que iba a pasar eso. Lo que me duele es que el dólar alto es más problemas para los argentinos. Por eso, lo primero que hice fue llamar a todos los candidatos y les dije a todos que tenemos que colaborar para que este proceso electoral dañe lo menos posible a los argentinos”, confesó.

Y puso énfasis especialmente en las responsabilidades de la principal fuerza de la oposición. “Todos somos responsables, especialmente el Frente para Todos, que se presenta como candidato favorito, tiene que tener esa responsabilidad de bajar esos miedos” que promueven a los ahorristas a buscar refugio en la divisa norteamericana.

Macri adelantó que la próxima semana llegarán los enviados del Fondo Monetario Internacional (FMI) para iniciar la supervisión previa al próximo desembolso, pero resaltó que desde el gobierno trabajan “para equilibrar esta situación y llevar tranquilidad”.

“Mi prioridad es cuidar a los argentinos y después tendré el tiempo de explicar por qué conviene continuar con estos cambios que hemos iniciado, porque lo que viene es mucho mejor”, dijo para luego detallar que “estamos mucho, más cerca del equilibrio fiscal, tenemos energía, infraestructura, estamos mucho más conectados con el mundo”.

De cualquier manera, Macri advirtió que uno de los elementos, que a su criterio serán determinantes para aportar calma en el frente económico, es que en la previa de las elecciones la candidata a vicepresidente del Frente de Todos, Cristina Fernández, comparta su “visión actual y de futuro”.

“El Frente de Todos tiene una historia, tiene integrantes importantes con su trayectoria y los votos, en su enorme mayoría son de Cristina Fernández de Kirchner, con lo cual es importante que en los próximos meses escuchemos su visión actual, de futuro. Si no, sentimos que hay algo que desde el silenció no da tranquilidad”, apeló.





Comentarios