La mujer fue condenada ocho meses de libertad vigilada por omisión de los deberes inherentes a la patria potestad.


La muerte de un bebé que estaba al cuidado de su hermana de 12 años conmocionó a Uruguay. La madre de los niños salió de su casa para acompañar a un hombre que pagó por sus servicios sexuales y al regresar se enteró de la peor noticia.

Natalia R. de 28 años vive en Ciudad del Plata, tiene cuatro hijos menores de edad a cargo y trabaja como prostituta para poder solventar los gastos. El pasado sábado, según detalla El País, la mujer se fue de su casa y dejó a los pequeños bajo el cuidado de su hija de 12 años.

Detención de Natalia R. (Fernando Ponzetto).

No tenía que haberlos dejado solos pero lo hice porque no tenía un peso“, reconoció la mujer en la Fiscalía. En su declaración detalló que esa noche se fue junto a una amiga cerca de las 23 horas y a las 3 de la madrugada le mandó un mensaje a la niña para ver si todo estaba bien.

La respuesta fue positiva pero a las dos horas la mayor de los hermanos fue a cambiar al bebé y notó que estaba frío. Desesperada, salió a la calle a pedir auxilio y dos vecinos la asistieron. Como el menor no reaccionaba lo llevaron la hospital local.

Los médicos confirmaron la muerte del bebé y solicitaron la intervención de la Seccional policial una hora después. En cuanto a la madre, detallaron que llegó a la casa dos horas después.

Los forenses revisaron el cuerpo y no encontraron signos de violencia por lo que en un principio se sostiene que murió por causas naturales.

Dudaba en ir o no ir porque me ofrecieron un buen dinero. Entonces mi hija de 12 años me dijo que fuera y que ella se quedaba cuidando a sus hermanos. Por eso fui”, señaló Natalia ante las autoridades.

La mujer se quebró en más de una oportunidad mientras contaba lo ocurrido y señaló que no tenía más opción que acompañar al hombre que la había contratado.

“Estamos ante una tragedia familiar. No hay vinculación entre la muerte del bebé y la salida de la madre”, declaró la fiscal Flavia Cedrez en conferencia de prensa señalando que “hubo muchas versiones inexactas sobre lo ocurrido”.

La Fiscal acordó con la defensora pública, Claudia Balliero, que se realizará un juicio abreviado luego de corroborar que los menores estaban escolarizados y tenían los controles médicos al día.

Luego la jueza Marcela López sentenció a Natalia a ocho meses de libertad vigilada por omisión de los deberes inherentes a la patria potestad. Entre los pedidos de la Justicia, la mujer tiene que fijar domicilio, permitir atención psicológica a toda la familia y que se realice un seguimiento estricto de los niños por parte del Instituto del Niño y el Adolescente.




Comentarios