"La sentencia fue para la gente", dijo la modelo, quien cree en la inocencia de su pareja.


La modelo Larissa Riquelme volvió a defender a su novio, el exfutbolista Jonathan Fabbro, quien el jueves pasado fue condenado a 14 años de prisión por cinco hechos de abuso sexual a su sobrina y ahijada, quien tenía entre 5 y 11 años.

Apenas pronunciada la condena, Riquelme gritó “puta justicia”, se descompensó y tuvo que ser retirada del Juzgado en una ambulancia. En los días previos, la modelo había cuestionado a la víctima de Fabbro, al decir que la niña “faltaba a la verdad”.

Tras la condena de Jonathan Fabbro, Larissa Riquelme se descompuso y se fue en una ambulancia. (Maxi Failla)

Ahora, mientras espera que Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional número 12 de Buenos Aires pronuncie los fundamenentos del fallo, Riquelme dijo que “creo que la condena fue más que nada social, la sentencia fue para la gente”. Además, reveló que en un momento de la última audiencia, Fabbro “se paró y le pidió a la madre de la nena que lo mire a los ojos y le diga si fue o no culpable, si hizo o no hizo lo que lo acusaron de hacer. Y no fue capaz de levantarse y mirarlo a los ojos”.

Sobre las pruebas que inclinaron la balanza en contra de Fabbro, Riquelme dijo que hay mala información: “Los jueces no condenaron por los chats porque son capturas de pantallas, no son chats. El día del juicio los peritos ingresaron a la sala y explicaron que nunca les costó tanto tratar de recuperar un archivo que no se encontró. Son capturas que el hermano (de la nena) había sacado del teléfono. Esas fotografías y conversaciones no salieron del teléfono. Creo que la gente todavía no entendió. Ni siquiera las fotos salieron del teléfono de la nena. Cualquiera podría hacer captura de pantalla y ser condenado a 20 años de cárcel”.

Por otra parte, volvió a referirse a la sobrina denunciante y dijo que es una víctima: “Yo la conozco y me duele la situación por la que está pasando. Me hubiera gustado que los padres la sigan cuidando”.

Por último, dijo que le pareció “estúpido” que la madre de la niña hable con los periodistas tras el fallo: “Si va a declarar tiene que recordar todo lo que dice. Me causa risa porque va a todos los programas y no se cree ni ella misma. Va cambiando de versión”.




Comentarios