Consumada el sólido triunfo ante Serbia, los dirigidos por Sergio Hernández dieron rienda suelta a la celebración por tremendo logro.


El seleccionado argentino de básquet consiguió una trabajada y ansiada clasificación a las semifinales del Mundial China 2019 y, finalizado el encuentro ante Serbia, los jugadores provocaron un descontrol absoluto en el vestuario.

(Photo by Ye Aung Thu / AFP)

Con Facundo Campazzo y Luis Scola como estandartes del plantel, el elenco nacional celebró como se merecía luego de meterse entre los cuatro mejores del certamen, fase en la que chocará con Estados Unidos o Francia.

“Despacito, despacito, despactiooo, les rompimoooos, el cu…”, sonó entre las cuatro paredes del camarín albiceleste en el Dongguan Arena.

¡Aplausos! 





Comentarios