El hombre, que estaba casado, falleció en la habitación del hotel. Sus hijos recibirán una compensación económica.


La justicia francesa calificó como un “accidente laboral” el infarto que sufrió un hombre mientras mantenía un encuentro sexual extramarital durante un viaje de trabajo. Por esta razón, la empresa que lo empleaba deberá indemnizar a la familia del fallecido.

Según el Daily Mail, Xavier X, tal como se identificó al hombre cuya verdadera identidad no trascendió, viajó en febrero de 2013 para firmar un contrato de negocios de la empresa en la que trabajaba, TSO, que se dedican a los ferrocarriles.

Allí se alojó en un hotel del pueblo Meung-sur-Loire y conoció a una mujer local, con quien terminó teniendo sexo pese a estar casado. Sin embargo, todo terminó mal y el hombre fue hallado muerto en su habitación.

Xavier tuvo un infarto y entonces comenzó un juicio contra TSO, quienes se negaban a indemnizar a la familia. Sin embargo, en un polémico fallo, la Justicia decidió que se trató de un “accidente de trabajo”, por lo que los hijos del hombre recibirán mensualmente hasta el 80% del salario hasta la fecha en que se habría jubilado.

TSO argumentó que el hombre murió en una habitación que no fue contratada por la empresa y durante un encuentro adúltero. Pero para la Justicia, él sigue siendo responsabilidad de la empresa “independientemente de lo que haga el empleado dentro y fuera del horario laboral”.

Esta jurisprudencia se remonta a diez años cuando los tribunales declararon que cualquier accidente sufrido por los empleados en viajes de trabajo fuera de su sede de trabajo equivale a un “accidente del trabajo”.

A menos que el empleador pueda probar que el trabajador rompió intencionalmente su “misión” por razones personales, la decisión permanecería vigente.





Comentarios