La justicia británica decidió liberarla luego de revisar el fallo que la había condenado a dos años de prisión.


Los jueces del Tribunal de Apelaciones absolvieron a Marina Tilby, de 26 años, quien era juzgada por la muerte de su bebé de cuatro semanas, ocurrida luego de que ella se durmiera sobre él.

En el momento del hecho, Tilby estaba borracha, a tal punto que demoró más de una hora en despertarse. La joven residente de Aberaeron, Gales, había sido condenada previamente a dos años y cuatro meses de prisión, pero fue liberada la semana pasada ya que le redujeron la sentencia a 16 meses.

Según testigos, el 31 de marzo de 2017, en la noche de la tragedia, Tilby fue divisada en un boliche junto a su bebé, Darrian. Luego decidió llevar a su hijo a su casa y lo próximo que se sabe es que su hermana entró a la habiticación y se encontró con la terrible escena.

Tilby estaba acostada boca abajo, sobre su bebé. Su hermana pudo retirar a Darrian y notó que le sangraba la nariz. De inmediato fue llevado a la guardia pero nada pudieron hacer para salvarlo y murió de un paro cardíaco.

Marina Tilby de 26 años, estaba tan alcoholizada que tardó más de una hora en despertarse.

Su hermana tardó más de una hora en despertar a Tilby, quien recién despertó una vez que su hijo ya estaba en el hospital Bronglais.

Tras ser juzgada en primera instancia, la Justicia la sentenció por “crueldad infantil y negligencia deliberada”. Sin embargo, en la instancia de apelación, los magistrados resolvieron que fue una condena excesiva.

La apelación fue a raíz de que los peritajes no pudieron descartar que la causa de la muerte de Darrian fuera causada por el síndrome de muerte súbita del lactante, por lo que Tilby podría no haber tenido responsabilidad sobre su muerte.

Además, otro atenuante fue que, según el juez, la muerte de DArrian tuvo un “impacto significativo” en la salud mental de Tilby, por lo que se le ortendó estar bajo la supervisión del Servicio de Libertad Condicional durante un año.




Comentarios