Si la tendencia actual no cambia en los próximos diez años, un niño de cada seis quedará fuera de la escuela.


Doce millones de niños en el mundo corren el riesgo de no entrar nunca en un aula de escuela, alertó la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), al tiempo que señaló que en los últimos diez años la tasa de escolarización no aumentó.

Según datos oficiales que suministró el organismo, en 2018 fueron casi 258 millones los niños y adolescentes que, debido a guerras, conflictos o desastres climáticos, no tuvieron acceso a la escuela, un sexto de la población mundial de entre seis y 17 años.

Otro problema son las niñas que, según subrayó la directora de la Unesco, Audrey Azoulay, “siguen hallándose frente a los mayores obstáculos para el acceso escolar”.

Según las proyecciones de la agencia de la ONU, nueve millones de niñas en edad de escuela primaria nunca pondrán el pie en una clase, frente a tres millones de niños. De ellas, cuatro millones viven en África subsahariana, indicó la agencia de noticias ANSA.

Por otra parte, en los países de bajos ingresos el 19% de los niños en edad escolar (entre 6 y 11 años) está fuera de la escuela, respecto del 2% en los países de altos ingresos.

La distancia se amplía más todavía para los adolescentes: alrededor del 61% de todos los jóvenes de entre 15 y 17 años no van a la escuela en los países de bajo ingreso respecto del 8 en los países de alto ingreso.

Estudiantes refugiados sirios en segundo grado esperan el comienzo de su primera lección del año en la escuela primaria Fatih Sultan Mehmet en Ankara, Turquía, 28 de septiembre de 2015. Crédito: REUTERS/Umit BektasPICT.

Si la tendencia actual no cambia en los próximos diez años, un niño de cada seis quedará fuera de la escuela y solo seis de cada diez podrán acceder a la enseñanza secundaria.

Desde la Unesco señalan que el mundo no habrá “alcanzado uno de los objetivos que la comunidad internacional fijó en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sustentable, que es garantizar a todos una educación inclusiva y de calidad”.

La invitación a los gobiernos, por lo tanto, es hacer más porque, según advirtieron, “la situación aún no es irrecuperable”.

Fotografía cedida por Presidencia que muestra al presidente Mauricio Macri mientras se reúne con la directora general de la Unesco, Audrey Azoulay, el 4 de de septiembre de 2018, en la sede de Gobierno, en Buenos Aires (Argentinta). Crédito: EFE/Cortesía Presidencia de Argentina.




Comentarios