El técnico de Independiente decidió no contar tampoco con Nicolás Domingo para los siguientes compromisos, aunque por cuestiones futbolísticas.


El entrenador de Independiente, Sebastián Beccacece, terminó muy enojado el último domingo con los volantes Pablo Pérez y Nicolás Domingo tras el empate 2-2 con Lanús, luego de ir ganando 2-0. Con el primero, por razones disciplinarias, mientras que con el segundo fue por cuestiones futbolísticas, por lo que decidió marginar a ambos de los próximos partidos.

Todo comenzó en el entretiempo del partido disputado en cancha de Independiente, cuando el “Rojo” ganaba por 1 a 0. Allí hubo un incidente en el vestuario, que se inició con una queja de Pablo Pérez que fue en aumento, según indicaron fuentes del equipo de Avellaneda, y terminó con el futbolista rompiendo un pizarrón.

Pablo Perez ante Independiente del Valle por la Copa Sudamericana (Foto: AFP).

Las razones de los comentarios de Pablo Pérez obedecían al rendimiento del equipo, básicamente en cuestiones de marca, y el técnico lo contradijo porque sintió que se le estaba cuestionando su autoridad.

La situación de Domingo, que ingresó en el comienzo del segundo tiempo por el defensor uruguayo Gastón Silva, fue diferente, al no cumpliir con lo que Beccacece le había encomendado para nivelar la mitad de la cancha. Por esa diferencia, también, el caso de Pérez aparece como mucho más difícil de remontar que el de Domingo, aunque ambos seguirán entrenándose con el resto del plantel.

Nicolás Domingo (Foto: EFE)

Aún así, no serán tenidos en cuenta para los próximos compromisos, empezando por el del sábado a las 20, ante Atlético Tucumán en la provincia norteña; y el jueves 26 frente a Defensa y Justicia, por los octavos de final de la Copa Argentina.

La decisión del entrenador es en un área que no cuenta con demasiado recambio, ya que allí cuenta con el recién llegado Lucas Romero, que fue titular contra Lanús, y el juvenil Diego Mercado, que no fue al banco contra el “granate”.




Comentarios