La escandalosa idea fue presentada por el consejero regional Roberto Salvini y generó fuertes críticas.


“Mujeres en la vidriera para favorecer el turismo”, fue la propuesta que planteó el consejero regional de la derechista Liga en Toscana, Roberto Salvini, al hablar de prostitución en la comisión regional de desarrollo económico, y desencadenó un escándalo en Italia.

“Si media Europa invierte en ese sentido, ¿no queremos sacarnos la venda de los ojos? Estuve hace 20 años en las ferias en Alemania, en Holanda es igual, en Austria es igual, en Francia es igual: encontramos a las mujeres en la vidriera También es turismo eso“, dijo Salvini.

(ARCHIVOS) En esta foto tomada el 8 de diciembre de 2008 una mujer espera clientes detrás de su ventana en el barrio rojo de Ámsterdam, Países Bajos. Crédito: ANOEK DE GROOT / AFP.

Entrevistado por Il Tirreno, agregó que “es inútil hacerse los moralistas, y además luego vas a esos lugares y encuentras muchos italianos. Es como con la caza: luego los cazadores italianos gastan un montón de dinero para cazar en Portugal“.

En otro tramo de la entrevista, Salvini puso en duda que las mujeres sean víctimas de explotación cuando practican la prostitución y aseguró que “utilizan el instrumento que tienen”.

Refirió la noticia, publicada por La Repubblica e Il Tirreno, la consejera del Partido Democrático (PD) en la región, Monia Monni, que estuvo presente en la reunión. Ella publicó publicó en Facebook el video con las afirmaciones de Roberto Salvini, por las cuales se dijo indignada y disgustada.

A su vez la Liga en un comunicado tomó distancia “de los contenidos y tonos del consejero Roberto Salvini, que habló exclusivamente a título personal y dañó años de batallas liguistas para la valorización de las excelencias enogastronómicas italianas y toscanas en particular”.

“El consejero regional -agregó el comunicado- está fuera de línea también sobre la legalización de la prostitución: la Liga está a favor de la reapertura de las ‘casas cerradas’, pero mira al modelo suizo y austríaco, es decir sin vidrieras, con el claro fin de garantizar más seguridad en nuestras ciudades, eliminar la degradación en las áreas escenario de prostitución callejera, cortar radicalmente la indigna explotación de las mujeres de parte de organizaciones criminales, prevenir enfermedades de transmisión sexual y hacer emerger la enorme y descontrolada evasión fiscal”.




Comentarios