Hay quienes no solo manifiestan su angustia y ansiedad en el plano amoroso, sino que también lo hacen en las actividades cotidianas.


Tanto en el plano del amor o simplemente en las actividades cotidianas, los celos pueden provocar problemas en la relación con los demás.

En este sentido, los astros ofrecen una guía para detectar a las personas más propensas a alarmarse cuando algo está fuera de su alcance, lo que deriva en una mezcla de ansiedad, preocupación y hasta envidia.

Tanto en el plano del amor o simplemente en las actividades cotidianas, los celos pueden provocar problemas en la relación con los demás.

Los signos de agua son los más celosos. Frecuentemente, piensan que sus parejas no son correspondidas, por lo que ante un mínimo acercamiento con otra persona surge la incomodidad. Estos son los signos de Cáncer, Escorpio y Piscis.

En cambio, los de fuego son los menos celos, pese a contar con un carácter fuerte. Rara vez se sienten amenazados por un tercero. Este es el caso de Aries, Leo y Sagitario.

Asimismo, los de tierra manifiestan sus celos en otras cuestiones, no estrictamente ligadas al amor. Así, pelearán por sus objetos más preciados. Expresarán su molestia, pero con tranquilidad. Tal es el caso de Tauro, Virgo y Capricornio.

Los astros ofrecen una guía para detectar a las personas más propensas a alarmarse cuando algo está fuera de su alcance, lo que deriva en una mezcla de ansiedad, preocupación y hasta envidia.

Por último, los de aire (Géminis, Libra y Acuario) pueden ser “explosivos” si llegan a sentir muchos celos. Los mueve la intuición. Si algo no les cierra, es porque efectivamente es así.




Comentarios