Sostuvieron la urgencia de atender la escolarización temprana y la inversión en infraestructura en las comunidades más necesitadas.


La necesidad de volver a contar con un sistema educativo federal en Argentina fue la conclusión central a la que llegaron más de 250 especialistas que se reunieron para debatir y elaborar propuestas que acercarán al candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández.

Pero ante la pobreza que afecta a 47% de los niños y adolescentes, sostuvieron la urgencia de atender la escolarización temprana y la inversión en infraestructura en las comunidades más necesitadas.

“El debate educativo debe incluir a toda la comunidad, pedagogos, docentes y a los gobiernos provinciales. Es necesario federalizar nuestro sistema educativo para romper las asimetrías que hoy existen”, afirmó el rector de la Universidad Metropolitana de la Educación y el Trabajo (Umet), Nicolás Trotta, quien es también coordinador de los equipos técnicos del Frente de Todos.

El especialista sostuvo además que ante el aumento de la pobreza, “se impone la agenda de la urgencia, que incluye el desafío de la escolarización temprana y el foco en inversión en infraestructura en las comunidades que lo necesitan”.

Trotta hizo estas afirmaciones al cerrar anoche un debate de cuatro horas entre especialistas distribuidos en diez mesas de trabajo que organizaron la Umet; la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) y la Universidad Pedagógica Nacional (Unipe), coordinados por la doctora en educación Adriana Puiggros.

Bajo el lema “Educación, Educación, Educación. Temas de Agenda Pública”, el encuentro reunió a ministros de Educación de 14 provincias y a especialistas del campo de la producción, la investigación y la gestión educativa federal. Los ministros fueron los de: Tucumán, Formosa, Córdoba, Santiago del Estero, La Pampa, Chaco, Santa Fe, Misiones, San Luis, Catamarca, Neuquén, Santa Cruz, Entre Ríos y Tierra del Fuego.

“Hay una Argentina que no puede esperar”, afirmó Trotta, quien precisó que el encuentro sirvió para preguntarse: “¿Qué escuela queremos?, ¿Qué condiciones se necesitan para enseñar y aprender?, ¿Qué salarios de calidad para maestros?”, entre otros asuntos.

Por su parte, Puiggrós destacó que todos los participantes coincidieron en la necesidad de restablecer un sistema educativo federal, como funcionó hasta el gobierno de Carlos Menem, quien en los noventas transfirió la prestación de ese servicio a las provincias. También destacó el reclamo del cumplimiento de las leyes que incluyen a la de Educación Nacional, de Financiamiento Educativo y de Educación Sexual Integral, entre otras.

Además refirió que en cuanto a la educación secundaria hace falta poner foco en los modos de enseñanza, por lo que resulta necesario conocer a fondo la situación en cada provincia. Y que es necesario que funcionen los órganos consultivos previstos en la normativa legal.

Luis Scasso, director adjunto de la OIE Argentina, refirió que en la región hay entre 25 y 30 millones de niños que no saben leer y escribir. “Más aún, y en vista de que persisten situaciones de inequidad profunda y pobreza urbana, hace falta preguntarse cómo se educa a los chicos en situación de calle”, dijo.

Por su parte, Flavia Terigi, investigadora de las universidades nacionales de San Martín y de Buenos Aires, planteó el debate acerca de la calidad de la educación, las diferencias salariales de los docentes, el rol del ministerio nacional en la política educativa y las distintas iniciativas que en el nivel secundario han tomado las provincias.

Adrián Cannellotto, de la Unipe, consideró que como 47% de los chicos está bajo la línea de pobreza, resulta prioritario poner el acento en encontrar soluciones. “La educación tendrá que repensar seriamente su federalismo”, afirmó.

Por la Corresponsalía de Buenos Aires.




Comentarios