El tenista se casará el 19 de octubre y se conoció una particular condición que impuso a los invitados.


Hace más de 14 años que Rafael Nadal está en pareja con María “Xisca” Perelló y es por eso que el tenista se decidió a contraer matrimonio con su novia. La boda, que se perfila como uno de los grandes eventos del año, se celebrará el 14 de octubre.

Será en la finca Sa Fortalesa, un castillo construido en 1628 ubicado una de las zonas más exclusivas de la península de Punta Avançada, Mallorca. Abarca una extensión de 87.350 metros cuadrados, y cuenta entre otros lujos con 17 dormitorios y un helipuerto.

Es de público conocimiento el bajo perfil que mantiene y ha mantenido siempre el tenista español a lo largo de su extensa y exitosa carrera, pero su extraña petición para mantener la privacidad del evento intacta sorprendió a propios y extraños.

Resulta que la flamante pareja pidió que nadie llevara celulares a la boda. De hecho, los mismos quedarán prohibidas durante todo el evento.

Habrá cerca de 500 invitados que no podrán usar sus teléfonos personales con el fin de evitar la difusión de lo que pase dentro de la boda. A su vez, están intentando conseguir permisos para prohibir que drones y aeronaves sobrevuelen la zona durante esa fecha.

Nadal y Xisca.




Comentarios