La bailarina dio detalles del golpe que se dio en su local de Avellaneda.


La noticia de que Marixa Balli había caído de varios metros y estaba internada conmocionó al país el jueves a la tarde. Poco después se supo que la bailarina estaba fuera de peligro, aunque había sufrido varios golpes y una fractura.

La caída ocurrió cuando ella trabajaba en el depósito del local de ropa que tiene en el Centro Comercial Avellaneda. En diálogo con TN Show, Balli dio detalles del hecho y de su recuperación.

“Me resbalé en el depósito y caí desde cuatro metros”, contó. Tras la caída, fue trasladada de urgencia al hospital Álvarez, en Flores.

“Me había levantado a las 4 de la mañana y eran las 4 de la tarde. Estaba cansada, todavía había mucha gente en el local, quise ayudar y me resbalé. Soy consciente de que tengo un petardo en el cuerpo”, admitió la ex vedette.

Sobre la caída en particular, detalló: “Caí de espaldas y se me quebró una parte del sacro. Reboté en el pie de una clienta que me vió venir y quiso amortiguar la caída. Eso hizo que mi pómulo no apoyara directo en el suelo: ahí sí que no sé qué hubiese pasado. Ahora ya me dieron el alta. Estoy en reposo, no puedo hacer otra cosa”.

Y por último, cerró con una reflexión: “Estoy agradecida de que haya sido solamente una quebradura. En uno de los brazos tengo unos hematomas tremendos. Este es un aviso de que tengo que parar. No soy la mujer maravilla”.




Comentarios