El dirigente Nicolás Maduro había considerado al hecho como una "victoria histórica" para su país.


Los gobiernos que integran el Grupo de Lima expresaron este viernes que “deploran profundamente” que Venezuela haya sido elegido para ocupar un asiento en el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas, y pidieron que “las violaciones sistemáticas” a esos derechos que se cometen en ese país “no queden impunes”.

“Los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay y Perú, países miembros del Grupo de Lima deploran profundamente que el régimen ilegítimo y dictatorial de Nicolás Maduro, responsable de muy graves violaciones a los derechos humanos, haya sido elegido al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas para el período 2020-2022″, dice un comunicado difundido este viernes.

El canciller Jorge Faurie habla durante una reunión de cancilleres que integran el Grupo de Lima previa a la Cumbre del Mercosur en la ciudad de Santa Fe (Argentina). Crédito: EFE/ Juan Ignacio Roncoroni

Venezuela ganó el jueves un asiento en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, luego de una votación que el gobierno de Nicolás Maduro tomó como una “victoria histórica” y la oposición como una “patada a las tumbas de los asesinados” por las autoridades chavistas.

Por su parte, el Grupo de Lima renovó su “firme decisión de realizar los mayores esfuerzos para que se continúe, en dicho Consejo, la investigación de las violaciones sistemáticas de los derechos humanos en Venezuela, para que los responsables de estos actos criminales no queden impunes”.

Por último, esos gobiernos reiteraron su “permanente compromiso de continuar promoviendo, junto con la comunidad internacional, la recuperación de la democracia y el Estado de derecho en Venezuela”.

Composición del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas, que este jueves renovó 14 de los 47 miembros. Crédito: AFP / AFP

La candidatura de Venezuela se impuso el jueves con la fuerza de 105 votos a la de Costa Rica en la puja de la Asamblea General de la ONU, pese a la ofensiva diplomática lanzada por Estados Unidos y algunos países de América latina y Europa contra la postulación, que finalmente se impuso.

Costa Rica había presentado candidatura para representar a los países que pretendían cerrar el paso a la llegada de un representante del gobierno de Maduro, quien no es reconocido como presidente por medio de centenar de países.

La otra plaza disponible en el Consejo para países de América latina y el Caribe quedó en manos de Brasil, que consiguió el aval de 153 votos. Venezuela sustituirá el próximo 1 de enero a Cuba, que termina su mandato.




Comentarios