El triunfador en primera vuelta debe obtener el 50% más uno de los votos válidos o al menos 40% de los sufragios con una ventaja de 10 puntos sobre el segundo.


Según el escrutinio del 95% de las actas de los comicios generales del domingo, el presidente de Bolivia, Evo Morales, está cerca de ganar la reelección en primera vuelta.

El recuento rápido de actas (TREP), reanudado al finalizar la tarde del lunes, dio a Morales un 46,87% y al opositor Carlos Mesa el 36,73% con 95,30% de actas verificadas, y puso al presidente a un paso de evitar una segunda vuelta con su principal rival.

El candidato opositor Carlos Mesa. (Foto: EFE/Martin Alipaz)

No obstante, reinaba un clima un clima de suspicacias debido a que el Órgano Electoral Plurinacional (OEP) suspendió la noche del domingo el escrutinio de los votos en un conteo rápido TREP, que fue reanudado tras casi 20 horas de parálisis.

Para evitar cuestionamientos, el canciller Diego Pary y los veedores de la OEA “acordaron establecer un equipo de acompañamiento permanente en el proceso de conteo oficial de votos” de los comicios, consignó un Twitter el Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia.

(Foto: AIZAR RALDES / AFP)

El acuerdo sigue a un llamado público de Pary a los organismos y embajadas extranjeras en el país a seguir el conteo “para que el proceso concluya con toda la transparencia necesaria”, luego que el candidato opositor y expresidente Carlos Mesa acusara al gobierno de “manipular” el resultado de los comicios para evitar un balotaje.

Horas más tarde, la OEA tuiteó que “rechaza la interrupción del conteo definitivo” en la región de Potosí, donde comenzaron las protestas contra el tribunal electoral, acusado de falta de transparencia. Las protestas se extendieron luego a La Paz (oeste), Santa Cruz (este) y otras ciudades menores.

(Foto: Aizar RALDES / AFP)

Mesa, quien gobernó entre 2003 y 2005, denunció ante los veedores de la OEA que el ente electoral “interrumpió arbitrariamente” el conteo y exigió que “en el curso del día conozcamos el resultado final que no es otro que el de una segunda vuelta”.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) paralizó la difusión del escrutinio el domingo, tras un primer y único informe de conteo rápido del 84% de las actas que daba un 45,28% a Morales y un 38,16% a Mesa, datos que anticipan un balotaje el 15 de diciembre.

Según la Constitución boliviana, el ganador en primera vuelta debe obtener el 50% más uno de los votos válidos o al menos 40% de los sufragios con una ventaja de 10 puntos sobre el segundo.




Comentarios