Miriam Nujimovich sufrió secuelas que le afectaron la movilidad y el habla, y se enfrentó al desafío de conseguir ropa adaptada a sus dificultades. Como no lo logró, decidió hacerla ella y abrir su propio emprendimiento.


En 2010, la vida de Miriam Nujimovich cambió para siempre. Había estudiado Arte y Diseño Gráfico en la universidad, vivía en Miami, Estados Unidos, junto a su familia, donde realizaba exposiciones de artistas argentinos. Pero un Accidente Cerebrovascular (ACV), le afectó la movilidad y el habla; y, no solo le cambió los planes, sino que la llevó a enfrentarse con una realidad desconocida, aprender de ella y crear Handyla primera marca de ropa argentina adaptada para personas con discapacidad.

“Cuando me pasó lo del ACV estuve dos meses internada, y después, volví a la Argentina. Tuve que rehabilitarme, hacer kinesiología, empezar a hablar de nuevo, no sabía nada de nada, doy gracias que no perjudicó el cerebro”, admitió la emprendedora en diálogo con Vía País.

En 2016, Miriam creó una firma que hace ropa adaptada para personas con diversas dificultades. “Empecé con mi socia la apertura de la empresa y, aparte, me capacité en NAVES, en el IAE, en IncuBAte”, contó la empresaria, que además admitió: “Siempre estoy en algún lado estudiando”.

Miriam Nujimovich junto a la vicepresidenta Gabriela Michetti, durante un encuentro de emprendedores (Foto: Miriam Nujimovich)

También comenzó a investigar sobre discapacidad y las distintas dificultades que pueden presentarse para así diseñar modelos que se adapten e incluyan a todos.

Miriam Nujimovich posa con Mateo Nicolás Salvatto , el creador de la app “HablaloApp”, para personas con discapacidad, en el marco de la Cumbre Global de Discapacidad (Gentileza: Miriam Nujimovich)

Lo que podría haber sido una desgracia, lo transformé en una oportunidad que me dio la vida de hacer ropa para todos”, aseguró esta emprendedora en diálogo con Vía País.

La idea de este emprendimiento surgió tras su regreso a la Argentina, Miriam comenzó a hacer rehabilitación en el Instituto Fleni, en la sede de Escobar, y en una de sus visitas tuvo que llevar a su hijo, que en ese momento tenía 10 años. Hacía frío y se puso un abrigo, pero jamás imaginó todas las dificultades que le podía traer un simple cierre.

“Lo que podría haber sido una desgracia, lo transformé en una oportunidad que me dio la vida de hacer ropa para todos”.

“A mí se me ocurrió llevarme una campera porque iba a hacer frío, le estuve pidiendo todo el día ‘Cerrame la campera, poneme la campera, abrime el cierre’. Al final, los dos quedamos agotados; él por tanto asistirme y yo porque pedirle me daba cosa”, recordó Miriam sobre aquella crisis que la llevó a descubrir que en nuestro país no existía una marca que elabore prendas adaptadas para personas con discapacidad.

“Yo pregunté: ‘¿No hay un negocio de ropa para discapacitados?’. Y no había. Entonces empecé a adaptar todas mis prendas y ahí se me ocurrió abrirlo para el resto de las personas”, admitió la dueña de Handy, que hoy se encarga de hablar con cada uno de sus clientes para ofrecerle un servicio personalizado y que realiza trabajos a medida, pese a que también tiene talles para quienes no pueden acercarse o no sepan cómo calcular sus dimensiones.

Las prendas diseñadas por Miriam Nujimovich, además de estar adaptadas a las dificultades de cada persona, cuentan con mensajes positivos como la premisa “Orgulloso de mí” (Foto: Gentileza Handy)

Durante la década que vivió en los Estados Unidos, Miriam notó que no existían marcas que confeccionen prendas para personas con discapacidad. “Hoy ya hay empresas que lo hacen, allá y en España”, contó. Pero en nuestro país y en la región, todavía este mercado no cuenta con más opciones.

Una de las fotos de la última campaña de Handy, con Miriam Nujimovich al centro y cuatro modelos que lucen sus diseños (Foto: Gentileza Handy)

Accesibilidad como premisa

“Probablemente en algún momento tuviste que adaptar algún jean para que no fuera tan difícil vestirte o quizás lo hiciste para algún familiar. Por ello #Handy diseñó #RopaAdaptada. Está pensada por y para personas con #movilidadreducida teniendo en cuenta todos los detalles necesarios: talles para adultos, jóvenes y niños. Buscamos que las prendas sean funcionales, sean cómodas, generen independencia y estén a la moda“, describe la presentación de la marca en una de sus publicaciones de Instagram.

Pero la idea no es solo que la ropa sea adecuada para cada dificultad sino que todos los que la necesiten puedan comprarla. “Mi ropa es accesible, es una premisa de la marca que toda la gente que tenga una discapacidad pueda acceder a ella“, contó Miriam respecto a sus prendas, que también incluyen una amplia variedad de talles que va del pequeño hasta el 6XL (talle 70).

Miriam Nujimovich sufrió un ACV que le cambió la vida y lanzó la primera marca en argentina de ropa adaptada para personas con discapacidades

Este año hubo dos prendas que fueron un hit: un enterito de jean y una manta para personas en silla de ruedas. “Son diseños medio clásicos porque un jean, una remera, una camisa, un buzo… quién no lo usa. Yo pensé que la gente que iba a consumir esta ropa no consigue este tipo de prendas adaptadas para ellos en tiendas normales”, reflexionó Miriam, quien vivió en carne propia esta situación.

Las mantas para silla de ruedas de Handy fueron lo más pedido en la temporada otoño-invierno (Gentileza Handy)

“Mi vida cambió 180 grados, me cambió lo que pensaba, lo que sentía. Me cambió totalmente la cabeza, valoro otras cosas que antes me pasaban como adquiridas”, confesó Miriam respecto a lo que aprendió de esta prueba de la vida que no solo pudo superar, sino que logró sacar algo positivo de ello: un proyecto que ayuda a millones de personas.

Miriam Nujimovich fue invitada a Corte y Confección (El Trece) y recibió muchísimos mensaje de apoyo: “Es impresionante la gente lo que me dice, todas cosas lindas que te llenan el alma. Gente que no me conocía y me contactó, hasta desde México”, contó.

Afortunadamente, Miriam hoy está recuperada casi por completo, solo le queda una secuela en un brazo. “No me funciona la parte de movilidad fina de la mano”, contó. Sin embargo, eso no le impide seguir soñando y proyectar nuevas posibilidades para su marca.

Para el próximo otoño, Handy lanzará ropa interior adaptada para personas con movilidad reducida y trajes de baño para el verano siguiente. Además, está en busca de un socio que la acompañe en la confección de zapatos, de los cuales ya tiene el modelo.




Comentarios