El actor, que está filmando en el desierto de Atacama, tuvo que viajar a Santiago de Chile.


Envueltos en los rumores, cada vez más fuertes, sobre una separación de su pareja la China Suárez, a Benjamín Vicuña le tocó atravesar un duro momento personal: tuvo que viajar a Santiago de Chile de urgencia por un problema de salud de su padre.

El actor de 41 años está hace varios días en el Desierto de Atacama, en Chile, filmando la miniserie “Inés del alma mía”, pero la internación de urgencia de su padre, Juan Pablo Vicuña Parot (77), lo sacó de la rutina. El hombre habría sufrido un derrame cerebral, según trascendió.

Benjamín y Magnolia Vicuña (Foto: Instagram/ @sangrejaponesa)

El padre de Benjamín está muy bien, recuperándose de algo menor sin ninguna gravedad ni nada”, dijo Jorge Hernández, representante de Vicuña, a TN Show, y dijo que el miércoles por la mañana ya fue dado de alta.

El actor, por su parte, no hizo declaraciones, ni sobre la salud de su padre ni sobre la supuesta ruptura con Suárez, mamá de su hija Magnolia.

Benjamin Vicuña y la China Suarez.

Sobre la relación con su papá, había contado hace algún tiempo: “Cuando decidí dedicarme a la actuación mi viejo dejó de hablarme durante dos años, casi ni nos cruzamos. Me cortó todo tipo de ayuda económica. Claro que mamá estaba siempre ahí, infiltrada con su apoyo solapado”, dijo a Gente.

Pero luego con los años Benjamín volvió a acercarse a su padre, separado de su mamá, Isabel Luco, cuando él tenía cinco años. “Somos dos tipos con sus errores y sus miserias, que no pretenden ser más ni menos que el otro. Tenemos un vínculo nuevo, como de amistad, de cariño y libertad”, describió el actor.




Comentarios