Abandonado en una perrera de Roma, el animal pasó media década sin recibir una caricia. Los vecinos se organizaron para poder liberarlo.


Abandonado en una celda de una perrera de Roma, el perro era considerado peligroso. Su nombre es Tyson, es parecido a un rottweiler y como muchos otros animales sufrió maltrato al ser encerrado, sin contacto con humanos.

Hace cinco años, la perrera italiana La Villa Andreína de Roma recibió A Tyson y Zac, dos perros hermanos, pero Zac murió al poco tiempo, al no resistir los maltratos y el aislamiento. El perro sobreviviente era considerado un animal problemático, agresivo y peligroso, por lo que se lo encerró en un sector donde los perros deben permanecer en una celda sucia, mojada y sin ningún tipo de contacto humano.

En ese lugar el can pasó 43.824 horas en soledad, triste y desesperado. Cinco años en los que algunos vecinos comenzaron a notar que la falta de cuidado hacia el animal, lo estaba matando. Fue así que se inició una campaña para poder liberarlo.

Cientos de cartas enviadas a la Comuna de Roma fueron el desencadenante para que las autoridades de la ciudad supieran lo que estaba pasando. Además se realizaron movilizaciones callejeras y se hicieron centenares de pedidos para adoptar a Tyson pero todos fueron rechazados porque desde la perrera argumentaban, erróneamente, que era peligroso.

Las perreras privadas, subvencionadas por el Estado con el dinero de la gente, no entregan perros para adopción y tampoco dejan ver en que estado están. El dinero recaudado, la mayoría de las veces es solo para la ganancia del dueño del predio, que le destina un presupuesto mínimo para el cuidado de los animales.

Luego de numerosas marchas, los vecinos consiguieron un final feliz para esta historia: Tyson fue liberado el 14 de noviembre. Por primera vez en 5 años pudo pisar el pasto, correr, y jugar al aire libre. Ahora se le busca un hogar que lo pueda cuidar como se lo merece. 

Tyson




Comentarios