Los jugadores, que habían amenazado con realizar un paro, cobraron los sueldos de octubre y ya se preparan para el partido del viernes ante Newell's.


La dirigencia de Independiente pagó este martes la deuda que mantenía el club con sus jugadores y quedó descartado un posible paro.

El plantel del “Rojo”, que había amenazado con no entrenarse si no se regularizaba la situación, cobró los sueldos de octubre (algunos futbolistas también cobraron noviembre) y ya trabaja con normalidad.

El equipo que dirige Fernando Berón se entrenó esta mañana en el predio de Villa Domínico pensando en el partido del viernes ante Newell’s, correspondiente al postergado de la segunda fecha de la Superliga, con el que despedirá el año en Avellaneda.




Comentarios