Luego del discurso de Alberto Fernández en el Congreso, algunos jueces federales se alinearon pero otros se resisten.


Alberto Fernández fue duro en su discurso ante el Congreso con los jueces que investigan la corrupción y les advertió que “nunca más” podrán convivir con los espías y operadores.

También les recriminó que hubo “detenciones arbitrarias” y les avisó que promoverá una reforma de la justicia federal. Esto, según consignó Clarín, abrió una grieta en los tribunales.

Con el guiño del fiscal militante Javier De Luca, fundador de la agrupación K Justicia Legítima, la Cámara Federal de Casación Penal ordenó el jueves excarcelar a Lázaro Báez y el viernes a Julio De Vido y Roberto Baratta.

Lázaro Báez. (Foto: Federico López Claro)

El miércoles, tribunales de La Plata habían hecho lo propio con el sindicalista de la UOCRA Juan Pablo “Pata” Medina y abrieron la celda del “rey de La Salada” Jorge Castillo.

El juez federal de San Nicolás procesó a los ex líderes de la Mesa de Enlace agropecuaria por un piquete en la ruta 9 ocurrido en el conflicto de 2008, y la Corte bonaerense le pidió al gobernador Kicillof que desagote las superpobladas cárceles provinciales.

Ante el silencio de los jueces de la Corte, los miembros de la Cámara Federal porteña ratificaron este jueves a Martín Irurzun como su presidente por un año más. Es uno de los magistrados más criticados por Cristina Kirchner.

Sebastián Casanello. (Foto: Archivo)

El fiscal Guillermo Marijuan y el juez Sebastián Casanello rechazaron este viernes, con diferencia de algunas horas, excarcelar a Báez en una de las causas por lavado conexas a “la ruta del dinero K”.

Otro juez del fuero penal, Adrián Pérez Lance, cuestionó la reforma del Código Procesal Penal que limitó al extremo las prisiones preventivas, y en el marco de un caso la declaró inconstitucional.




Comentarios