La conductora habló sobre su lucha y explicó por qué prefirió que nadie lo supiera.


Viviana Canosa se animó a contar que hace tres años sufrió cáncer de mama y que guardó el secreto: ni siquiera se lo contó a su familia con la intención de no preocuparlos.

“Era muy grave. No dije nada y fui sola a hacerme todo. Tenía miedo de morirme por Martina, mi nena. Pensaba quién iba a educarla, quién iba a enseñarle, quién la iba a llevar por el mejor camino… Lloré mucho”, dijo en una entrevista con Teleshow.

Luego, relató que el día de la operación dejó a su hija con su niñera y fue a la clínica. “Cuando volví al hogar fue muy genial, porque llegué toda vendada, pero no lo supo nadie. A Martina le dije que estaba muy contracturada y que me dolía mucho todo el cuerpo, que iba a estar en cama unos días. Así pasé mi posoperatorio. Lo superé, como superé tantas cosas en mi vida”, explicó.

Viviana Canosa y su hija (Foto:Instagram/vivianacanosaok)

La conductora de Intrusos dijo que su mama quedó perfecta y que la enfermedad no se había esparcido, por lo que no tuvo que hacer rayos ni quimioterapia.

“Por eso vivo el aquí y ahora, porque todo es muy finito. Y a la vez, qué sé yo… a todo el mundo le pasan cosas. Uno no las conoce, no las sabe. Pero si algo tengo en la vida es que yo supero todo“, cerró.




Comentarios