El juez de silla frenó a Elliot Benchetrit y le dejó en claro que los "ball boys" no tienen esas funciones.


Un incómodo momento se vivió el sábado durante la clasificación del Abierto de Australia. Durante un cambio de lado, el tenista francés Elliot Benchetrit le pidió a una alcanzapelotas que le diera una banana, pero además le solicitó que se la entregara ya pelada.

El umpire del encuentro, John Blom, advirtió la situación y le ordenó a la joven que no cumpliera con el pedido de Benchetrit. Además, frente a la sorpresa de ambos, le aclaró al deportista que los “ball boys” no están para cumplir esas funciones, y que debía pelar la banana él mismo.

Bastante molesto por lo ocurrido, el francés intentó sacarle la cáscara a la fruta con sus dientes. Finalmente, desistió de la idea y la terminó dejando a un costado, sobre su bolso.

A pesar de todo, Benchetrit -que se ubica en el puesto 213 del ranking ATP- ganó su partido y logró avanzar a la primera ronda del cuadro principal del primer Grand Slam del año. El español Rafael Nadal, número uno del mundo, es el gran candidato a quedarse con el título.




Comentarios