Sostienen que el chico no juega al rugby, no es amigo de los demás implicados y que ni siquiera estaba en Villa Gesell el día del hecho.


Después de los primeros diez detenidos por el asesinato de Fernando Báez Sosa, la policía detuvo a un chico más: Pablo Ventura, también oriundo de Zárate pero no jugador de rugby, y que fue señalado por los demás jóvenes. Ventura declara este lunes ante la fiscal Verónica Zamboni, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Villa Gesell.

Ventura es el único detenido que aceptó declarar, ya que los otros diez se negaron, por consejo de su abogado. Están acusados de asesinar a golpes a Fernando Báez Sosa, un adolescente de 19 años, a la salida de un boliche de Villa Gesell.

Sin embargo, la familia de Ventura asegura que el chico no tiene nada que ver con el crimen, que ni siquiera estuvo en Villa Gesell el fin de semana, y que al momento de la golpiza estaba con sus padres cenando en un restaurante de Zárate. “Pablo es inocente y tenemos las pruebas”, aseguró José María Ventura a TN.

“No sabemos por qué lo involucraron”, agregó el padre del detenido. Mientras, el abogado de Ventura, Jorge Santoro, indicó: “Evidentemente alguien de los detenidos lo nombró y vinieron a buscarlo pero nunca estuvo ahí”.

Según la versión de la familia, Pablo cenó con su papá y su mamá en un restaurante de la Costanera de Zárate y después fue a la casa de unos amigos. “Tenemos pruebas”, aseguró su papá: “Hay filmaciones, están los amigos de testigos y también una vecina que lo vio entrando al auto”, sostuvo. “Mi hijo nunca salió de Zárate”.

El hombre también contó que su hijo no era amigo de los demás detenidos y que no compartía el club con ellos (Arsenal Zárate Rugby). “Él nunca jugó al rugby, mi hijo es remero”, indicó.

“No puede una persona estar al mismo tiempo en dos lugares distintos”, dijo el abogado.




Comentarios