La artista tenía dos shows previstos en Villa Gesell, pero los canceló y se sumó a la movilización de la familia de Báez Sosa.


Después de cancelar dos shows que tenía previsto dar el lunes a la noche en boliches de Villa Gesell, la cantante Jimena Barón se sumó a la movilización en pedido de justicia por Fernando Báez Sosa, el adolescente de 19 años que fue asesinado a golpes por un grupo de rugbiers el sábado a la madrugada.

Jimena Barón estuvo presente en la marcha con velas hasta el boliche de Villa Gesell donde fuera asesinado a golpes Fernando Báez Sosa. (Clarín)

“Tenía dos fechas para hacer esta noche en Gesell, una en Le Brique (el boliche donde Fernando y sus agresores asistieron el sábado) y otra, luego, a una cuadras de aquí. Pero apenas me enteré de lo que había pasado con Fernando, decidí suspender todo“, dijo La Cobra a Clarín.

Poco antes, la artista había comunicado en Twitter su decisión: “Yo no voy a hacer guita con Villa Gesell de luto. No voy a aportar a que escondan bajo la alfombra la muerte de un pibe que fue a bailar y terminó asesinado por 10 machitos hijos de mil puta. Es responsabilidad de todos exigir justicia, mía también”, escribió.

El fuerte tuit de Jimena Barón (Captura)

De jean y sin maquillaje, Jimena aseguró no estar en condiciones anímicas de dar el show “mientras toda esta gente derrama lágrimas por la muerte insensata de una persona “.

“Vine porque soy una cara conocida que apoya iniciativa de hacer silencio y recapacitar. No me perdonaría estar cantando en medio de un clima de angustia como éste“, agregó.

Jimena Barón en la marcha de velas en Villa Gesell. (Foto: Clarín)

Lo único que quiero como ciudadana es que esos diez hijos de puta paguen lo que tengan que pagar“, añadió Barón, y contó que se quebró cuando charló con Julieta, la novia del adolescente asesinado.

Marcha de velas en Villa Gesell. (Foto: Clarín)

“Soy madre, intento ponerme en los zapatos de los padres de Fernando y no me quiero imaginar lo que es perder un hijo, y de esa forma“, dijo la mamá de Morrison, de cinco años.




Comentarios