"La carga de deuda es insostenible", aseguró Martín Guzmán, ministro de Hacienda. Y subrayó que continúan las conversaciones con el FMI.


En medio de las aceleradas negociaciones para evitar un default, el ministro de Economía, Martín Guzmán, volvió a apelar a la buena voluntad de los acreedores privados porque, según advirtió, “si la solución es desordenada se van a perjudicar todas las partes”.

“Tanto la Nación como la provincia de Buenos Aires están buscando darle una solución a un problema que se generó con un modelo económico absurdo, que nunca ha funcionado en ningún lugar del mundo, de una forma responsable. Lo que esperamos es que la provincia de Buenos Aires se mantenga en su posición y esperamos que haya voluntad por parte de los bonistas para obtener una solución ordenada porque si la solución termina siendo desordenada se van a perjudicar todas las partes”, dijo el funcionario.

El titular de la cartera económica así lo manifestó al ofrecer una conferencia de prensa para anunciar el envío al Congreso de la Nación de un proyecto para “la restauración de la sostenibilidad de la deuda pública externa”.

Según detalló, esa iniciativa busca conseguir las “condiciones para ejecutar las operaciones necesarias” en la negociación con los acreedores privados, fundamentalmente con el Fondo Monetario Internacional.

“Esto es para la deuda pública externa en la forma de títulos públicos que fue emitida bajo la ley de Nueva York, por lo tanto se va a necesitar cambiar probablemente también bajo la ley de Nueva York. Lo que implica una necesidad de prórroga de jurisdicción”, agregó.

Guzmán reiteró que “la situación del país es crítica” porque “enfrenta una profunda crisis de deuda” cuya carga “no se puede sostener”.

“Estamos trabajando para sanar las profundas heridas de la economía argentina, recuperar la consistencia macroeconómica, tranquilizar la economía Argentina y sentar las bases para un proceso de desarrollo virtuoso e inclusive”, manifestó el funcionario.

Guzmán resaltó que la Nación dio “probadas muestras de buena fe, en una situación crítica” y que “sigue haciendo un esfuerzo para servir los intereses, que se han venido pagando con reservas”.

“La Nación no está pagando el capital sobre la deuda en dólares. Sobre la deuda en pesos, como las condiciones de mercado han cambiado, allí no vemos en lo inmediato ningún problema, al contrario vemos una dinámica virtuosa. La Nación ha logrado refinanciar los vencimientos en pesos y continúa pagando intereses en pesos, y lo que esperamos es que esto continúe de la misma manera”, detalló.

Además, dijo: “Esta semana también estamos teniendo conversaciones con el FMI, en un tono constructivo para continuar con el objetivo de reperfilar el sendero de pagos”.

Por la corresponsalía de Buenos Aires. 




Comentarios