Reclama medidas y concientización. La publicación apareció en Facebook y se volvió viral.


La cantidad de episodios violentos vividos en la costa bonaerense en menos de un mes (desde golpizas en manada, enfrentamientos, reacciones desmedidas de patovicas, hasta un brutal asesinato) levantaron una alerta en la sociedad: ¿qué está pasando con los controles esta temporada? Y, sobre todo, ¿por qué los turistas -en particular, los adolescentes- consumen tanto alcohol?

Hace dos días, un guardavidas de Villa Gesell identificado como “Teb Música“, escribió una carta que sensibilizó a los usuarios de Facebook. A partir de los hechos recientes -especialmente, la trágica muerte de Fernando Báez Sosa-, el joven decidió contar su experiencia de cinco años de trabajo.

“Muchos de nosotros levantamos bandera a las 8 am y sabemos que llegar al puesto es una lotería, una caja de sorpresas, claro, todos los días tenemos un ‘after’ en la playa con gente que salió la noche entera, la mayoría alcoholizados y drogados. Hemos tenido que meternos al agua sin todavía poder acomodarnos en nuestros puestos, vestidos y sin elementos de seguridad”. Así comienza el texto, que ya fue compartido más de 9.500 veces y recibió casi 7 mil reacciones.

La carta de “Teb”. (Facebook)

El joven relata que sus días comienzan con “manadas de jóvenes con conservadoras cargadas de alcohol“. Según él, también aparecen entonces “los primeros porros, se ven los primer ‘duros’ [es decir, intoxicados por droga] y, claro, los que siguen desde temprano ‘de rola’ con la ‘pasti’ que nunca termina”.

El salvavidas aclara que su trabajo no consta solamente en salvar a gente del agua que se alejó demasiado de la costa, tuvo un calambre o se ahogó; ni siquiera asistir a personas con cortes, picaduras de aguavivas o baja presión. Por el contrario, es común que, junto a sus colegas, deban dar primeros auxilios a adolescentes con “comas alchólicos”, o “entablillar y trasladar en ambulancia a pibes con signos vitales indescifrables“.

“Teb” en su trabajo como guardavidas. (Twitter)

Las convulsiones también son parte del panorama. “No es muy difícil la suma: alcohol + droga = cocktail = convulsión”, deduce Teb. Insultos, trompadas o saboteos a su casilla de trabajo son solo algunos de los elementos con los que convive diariamente. Y que lo llevan, como desliza en la carta, a estar “sobrepasado por el estrés y la angustia”.

“La playa no es ‘la del horror’ como dicen, el horror es que tenga que pasar lo que pasó para que se tomen medidas como las que ya todos ven en los medios”, concluye. 

Según su cuenta de Instagram, Teb además es oriundo de Adrogué y también trabaja como filmmaker.

Acá, la carta completa:

“Esta es mi 5ta temporada trabajando de Guardavidas, en la playa que llaman ‘la del horror’ y me gustaría contarles desde mi corta experiencia las cosas que vivimos a diario acá.

Muchos de nosotros levantamos bandera a las 8 am y sabemos que llegar al puesto es una lotería, una caja de sorpresas, claro, todos los días tenemos un ‘after’ en la playa con gente que salió la noche entera, la mayoría alcoholizados y drogados. Hemos tenido que meternos al agua sin todavía poder acomodarnos en nuestros puestos, vestidos y sin elementos de seguridad.

Llegar a la casilla y ver gente arriba, tomando, rompiendo e invadiendo nuestro lugar de trabajo y tener que buscar la forma de pedirles que se bajen de buena manera para que nadie se ponga violento con nosotros.

El día ‘comienza’ y aparecen las manadas de jóvenes con conservadoras cargadas de alcohol. Se escuchan los primeros mega parlantes sonar a todo volumen, se huelen los primeros porros, se ven los primeros ‘duros’ y claro, los que siguen desde temprano ‘de rola’ con la pasti que nunca termina, están como un robotito repitiendo un paso que ni ellos ya controlan.

Nuestro trabajo no es solamente mirar el agua y que nadie se ahogue sino también atender primeros auxilios, pero pasamos de un corte, una picadura de aguaviva, una baja de presión, a limpiar espuma en la boca, atender comas alchólicos, entablillar y trasladar en ambulancia a pibes con signos vitales indescifrables.

En lo que va de la temporada, en mi sector ya se pidieron más de 5 ambulancias para trasladar gente convulsionando. No es muy difícil la suma: alcohol + droga = cocktail = convulsión.

En fin, prevención por acá, rescate por allá, no se metan ahí, criaturas solas en el agua, borrachos violentos, miles de nenes perdidos, gente invadiendo nuestro espacio de trabajo (delimitado), grupitos de pibes pateando pelotazos en lugares mínimos, botellas que vuelan, etc. Tratamos de explicar amablemente cuando le llamamos la atención a alguien y las respuestas son cada vez más violentas, agresivas e insólitas. ‘eh ! qué me tocás el silbato, p***’, ‘yo me meto donde quiero’, ‘bueno para eso estás vos, para que mi hijo no se ahogue’, ’30 minutos buscándote Mateo (5 años), dónde te metiste tarado??, ‘eh, loco pero quiero sombra, por qué no me puedo meter abajo de la casilla?, que ortiva’. ‘Por qué me viniste a buscar? Yo puedo salir solo, soltame (con aliento a un mezcladito de mil horas)’.

Y sí, así trabajamos, a veces a las piñas con turistas sobrepasados de excesos, cortando clavos y rogando que nadie convulsione en el mar y se fondee. Esperando que llegue la hora de irme (20hs.) y saber que dejo la playa con una ‘previa’ incontrolable, cargada de peligros y totalmente desprotegida.

A veces vuelvo agradeciendo que ni a mí ni ninguno de mis compañeros nos pasó nada, a veces vuelvo y no sé que contarle a mi familia para que no se preocupe, a veces el estrés y la angustia me sobrepasan, y a veces soy un zombie que pone ‘play’ y acepta la realidad que vivimos a diario.

En estos 5 años que estoy acá, esta escena se repetía todos los días, pero como siempre, en este país, el de los hijos del rigor, buscamos cruzar un límite para poner un límite. Esta vez el tristísimo punto final lo puso Fernando, el que abrió los ojos de todo un país para que hoy llegara a la playa y viera un despliegue policial sin precedentes en Villa Gesell. Controles, cacheos, fuerzas especiales, helicóptero, como si se tratara de la entrada a un recital de Rock.

La playa no es ‘la del horror’ como dicen, el horror es que tenga que pasar lo que pasó para que se tomen medidas como las que ya todos ven en los medios” (Teb).




Comentarios