Así lo comunicó Claudio Moroni, ministro de Trabajo de la Nación. "No hay ninguna vocación de prorrogarla", aseveró.


El Gobierno nacional rechazó este lunes la posibilidad de extender la vigencia del régimen de doble indemnización, medida que reestableció el presidente Alberto Fernández apenas llegó al poder para desalentar la eliminación de puestos de trabajo.

“La doble indemnización está vigente por el período que está y no hay ninguna vocación de prorrogarla”, remarcó el ministro de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Claudio Moroni, en declaraciones a radio Continental.

Además, el funcionario nacional volvió a negar gestiones oficiales para promover una reforma laboral: “Creo que fue claro el Presidente y yo en otras oportunidades. No hay ninguna vocación de hacer una reforma laboral”, sentenció.

Claudio Moroni, ministro de Trabajo de la Nación. FOTO: DYN/RODOLFO PEZZONI/STR.

Tres días después de asumir al frente de la Presidencia, Alberto Fernández firmó un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) a través del cual se declaró la emergencia pública en materia ocupacional por el término de 180 días.

En caso de despido sin justa causa durante la vigencia del decreto, los trabajadores afectados tendrán derecho a percibir el doble de la indemnización correspondiente de conformidad a la legislación vigente.

En los considerandos del decreto, el Ejecutivo remarcó que la tasa de desempleo se ha incrementado hasta el 10,6% en el segundo trimestre de 2019, un punto porcentual superior a un año atrás, con tasas que en el caso de los jóvenes superan el 18% en los varones y el 23% entre las mujeres.

Y este lunes, el Gobierno publicó otro decreto para aclarar que la doble indemnización por despido no se aplicará a los trabajadores del sector público, luego de que jerárquicos de la administración anterior reclamaran ese beneficio.

Según recordó el decreto 156, publicado este lunes en el Boletín Oficial, la doble indemnización fue restituida mediante el decreto 34/2019 “para atender la situación de vulnerabilidad de los sectores más desprotegidos y, al mismo tiempo, evitar que se acreciente el nivel de desprotección de los trabajadores y trabajadoras formales, de modo de poder establecer pautas esenciales para el incremento de la demanda y la consecuente puesta en marcha del aparato productivo”.




Comentarios