Se trata de Moussa Marega, quien abandonó el juego entre su equipo Porto y Vitoria Guimaraes.


El jugador franco-maliense del Porto Moussa Marega abandonó el campo de juego, tras sufrir insultos racistas en el partido que su equipo le terminó ganando 2-1 al Vitoria Guimaraes por la liga de Portugal.

Este domingo, el delantero maliense decidió dejar el terreno de juego en el minuto 71 del partido de liga contra el Vitoria, tras marcar el gol de la victoria 2-1 de su equipo, que celebró con uno de los asientos negros del estadio que le habían lanzado desde la grada, por lo que vio una tarjeta amarilla.

Después, harto de los cantos racistas y los gritos imitando a un mono, decidió dejar el césped 11 minutos más tarde. Algunos de sus compañeros y de los rivales trataron de disuadirlo, pero el jugador se fue al vestuario acompañado por algunos miembros del cuerpo técnico del Porto.

Moussa Marega. (EFE)

“Moussa Marega fue objeto de insultos racistas que deben ser castigados con severidad”, reaccionó la Federación de Fútbol Portuguesa, mientras que la liga se comprometió a “hacer todo lo posible para que este episodio de racismo no quede sin sanción”.

“Tenemos que expresar todos nuestra solidaridad con él y nuestro rechazo total a este tipo de comportamiento“, declaró el primer ministro, Antonio Costa, mientras el presidente de la República, Marcelo Rebelo de Sousa, advirtió contra las consecuencias “dramáticas” del racismo y la xenofobia.

La policía portuguesa afirmó que está estudiando las imágenes de las cámaras del estadio para identificar a los hinchas que insultaron al jugador del Porto.

Por su parte, Vitoria Guimaraes reaccionó en un comunicado afirmando que “censura toda manifestación de violencia, racismo o intolerancia”.




Comentarios