El padre del imputado es un pediatra reconocido en Zárate y salió de la fiscalía para atender a la mujer.


El papá de Juan Guarino, uno de los rugbiers imputados que se encuentra libre por el crimen de Fernando Báez Sosa, asistió a una mujer que sufrió un ataque de epilepsia en el estacionamiento de la fiscalía de Villa Gesell.

El padre del imputado es un pediatra reconocido en Zárate y salió de la fiscalía para atender a la mujer que se descompensó hasta que llegara la ambulancia del SAME.

El hecho pasó esta tarde, antes de que Juan Guarino y Alejo Milanesi, quienes llegaron junto a su abogado Hugo Tomei, ingresaran a declarar ante la fiscal Verónica Zamboni por el asesinato de Fernando en Villa Gesell bajo la acusación de haber sido partícipes necesarios del homicidio.

Los dos rugbiers fueron liberados hace diez días pero continúan vinculados a la causa.

Por su parte, este miércoles, Zamboni amplió las indagatorias de los otros ocho rugbiers que están detenidos en el penal de Dolores acusados de los mismos delitos aunque en calidad de coautores.

Los ocho cuestionaron a la fiscal del caso, a quien acusaron de haberles mentido porque no les dejó leer los cargos en su contra y dijeron que están condenados por los medios y por la sociedad.




Comentarios