Se trata de Blas Cinalli, quien le contó a otros amigos por WhatsApp que había tenido una pelea y que los echaron del boliche.


Una serie de nuevos audios de WhatsApp enviados la madrugada del crimen de Fernando Báez Sosa por Blas Cinalli, uno de los rugbiers detenidos, se difundieron este jueves y, en ellos, el imputado le cuenta a otros amigos que estaban llegando a Villa Gesell que habían tenido una pelea, que los echaron del boliche y festejó con la frase “Ganamos igual”.

Nos sacaron todos los patovicas, los recagamos a palos mal. Nos agarraron a todos del cuello y nos sacaron a todos para afuera. Nos agarraron la policía y gendarmería. Ganamos igual“, comenzó Cinalli.

Y continúa: “Ey amigo, ni bien llegues mandame que vamos a estar en la casa con Lucas y Ayrton. Vos mandame. Vamos a hacer algo ni bien “.

“Ey, posta posta. Estamos yendo al Mc Donalds. Vamos de vuelta al centro a ver qué onda ¡capaz que los cruzamos!“, dice el rugbier detenido en el audio.

En el mismo WhatsApp de Cinalli se extrajeron además mensajes de texto en donde anuncia que mataron “a uno” y se puede inferir que, después del crimen, estaban organizando una “previa” en la playa para recibir a los amigos que estaban por llegar a Villa Gesell.

“Nos cagamos a piñas en el boliche. Nos sacaron a todos. Esperamos que se vaya la policía y ahí los recagamos a piñas”, escribió.

“Dos convulsionaron, uno lo mandamos al hospital, sin signos vitales. Ahora estamos yendo a Mc Donalds a ver qué pasa”, expresó Cinalli, quien agregó: “Amigo, flasheamos. Matamos a uno”.

Ante ese mensaje, el destinatario le contestó: “Son los demoledores”. Y luego Cinalli continuó: “Amigo, avisame cuando llegás. Nos vamos a la playa. Previa en casa, vienen todas las gatas”.

Cinalli es el mismo y único imputado que habló ante el juez de Garantías David Mancinelli el día de la audiencia oral previa a la definición de sus prisiones preventivas y le dijo: “Lo único que quiero decir es que lo que pasó, ninguno de nosotros quiso que pase”.




Comentarios