Los análisis apuntan contra Matías Benicelli y a Blas Cinalli, hoy presos y con prisión preventiva


Un peritaje de ADN determinó el hallazgo de sangre de Fernando Báez Sosa, el joven asesinado en enero pasado en Villa Gesell, en la camisa de uno de los ocho rugbiers detenidos por el crimen, mientras que también fueron encontrados rastros genéticos de otro de los apresados en la uña de un dedo meñique de la víctima.

El informe pericial que fue entregado el lunes a los investigadores judiciales, señala que fue hallada sangre de la víctima en la camisa del detenido Matías Benicelli (20), la cual estaba mezclada con sangre del propio agresor.

Además, determinó que en la uña del dedo meñique de Fernando fue encontrada sangre de Blas Cinalli (18), otro de los apresados.

Fernando Báez Sosa y sus amigos (Instagram)

Se trata del resultado final del Informe Pericial del Instituto de Investigación Criminal y Ciencias Forenses de Junín que fue entregado a la fiscal Verónica Zamboni, titular de la Unidad Funcional de Instrucción 6 de Villa Gesell, quien lleva adelante la causa en la que tiene detenidos a los rugbiers Máximo Thomsen (20), Ciro Pertosi (19), Luciano Pertossi (18), Lucas Pertossi (21), Enzo Comelli (20), Benicelli (20), Cinalli (18) y Ayrton Viollaz (20).

Estos ocho jóvenes están imputados como coautores del delito de “homicidio agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas” de Báez Sosa, cometido frente al boliche Le Brique de Villa Gesell.

Fernando Báez Sosa y sus amigos (Instagram)

Además, están imputados en calidad de “participe necesario” Juan Pedro Guarino (19) y Alejo Milanesi (19), quienes fueron excarcelados.

En el informe, cuyo resultado se obtuvo cuatro meses y medio después del homicidio, se detalla que fueron analizadas 116 muestras que fueron levantadas en el marco de la investigación del homicidio y se obtuvieron 49 conclusiones.

Por otra parte, la fiscal Zamboni aguarda para dentro de diez días aproximadamente el resultado del peritaje scopométrico, que comparará el dibujo de las suelas de las zapatillas secuestradas a los diez rugbiers involucrados en el crimen con la huella hallada en el rostro de la víctima.

Ese peritaje comenzó el 28 de mayo pasado y se lleva a cabo en el laboratorio de la delegación de la Policía Federal Argentina en la ciudad de Mar del Plata.




Comentarios