Lo mismo había hecho la semana pasada con la norma que lo imponía en comercios, iglesias y escuelas.


El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, vetó este lunes la ley que hacía obligatorio el uso de tapabocas en las cárceles, pese a que el coronavirus avanza a un ritmo acelerado en el país.

Al mismo tiempo que Brasil supera los 1,6 millones de infectados y las 65.100 muertes por coronavirus, se conoció el decreto con el veto presidencial a la ley que establecía “la obligatoriedad del uso de máscaras de protección individual en los establecimientos penitenciarios y de cumplimiento de medidas socioeducativas”, según reprodujo la agencia de noticias EFE.

El sistema carcelario de Brasil cuenta con más de 700 mil presos. De acuerdo con informaciones oficiales, cerca de 4.900 internos ya contrajeron coronavirus y más de 60 murieron.

Jair Bolsonaro. (AFP)

La semana pasada, Bolsonaro había vetado la obligación del uso de barbijo en comercios, iglesias y escuelas, y otro artículo que forzaba a los poderes públicos y empresas a distribuir tapabocas a la población económicamente más vulnerable y a los trabajadores.

Según el argumento del Gobierno, la obligatoriedad del uso de tapabocas en lugares cerrados y propiedades privados podría incurrir en una “posible violación de domicilio” contraria a la Constitución.




Comentarios